IDEAS FUERZA • launiversidadnecesaria
ENRIQUE LÓPEZ • ELECCIONES RECTOR 2004
Primera
Noticias
Agenda
Prensa
Enrique López
Equipo
Ideas Fuerza
Programa
Somos ULE
Bitácora


SIGLO XXI
19 Abril 2004

Nos enfrentamos al fuego cruzado. Por un lado se dispara desde la trinchera de la movilidad de los créditos y acreditaciones para facilitar el libre tránsito de estudiantes y profesores en el espacio europeo. Desde la trinchera opuesta se dispara a favor de la singularidad para competir en dicho escenario.

Las Universidades que parten de un caudal de prestigio y credibilidad muy alto fruto de su propia historia, como era previsible, prefieren mantener la singularidad y desafiar con su oferta, los prejuicios del resto.

Necesitan preservar su capacidad para la innovación, para adelantarse a los acontecimientos, como instrumento para apalancar su prestigio y su atractivo.

Es de esperar, en tal sentido, que se protejan de una excesiva homogenización para mejor apuntalar su distancia del resto de universidades.

Las universidades, como la nuestra, jovencitas, por el contrario, encontramos en la homogenización un modo acelerado de entrar en resonancia con un espacio universitario superior.

En medio de un fuego cruzado tendremos que desarrollar nuestra labor docente e investigadora. En las proporciones que en cada ocasión se juzguen pertinentes y en la intensidad apropiada, tencdremos que que apostar en todo lo que sea posible por la homogenización y cuando la naturaleza del propósito lo permita, por la singularidad siempre que estemos seguros de la apuesta.

La gestión docente se hace compleja en la misma medida que se propaga la hegemonía de la tercera cultura, con la ingeniería como pivote, cultura de integración de la ciencia y la tecnología y que afecta a todas las áreas del saber, incluidas las artes liberales.

La nueva integración de saberes está dando lugar a una nueva catarata de saberes y especialidades que se deja atrapar poco y en ocasiones muy torpemente por las estrategias de titulación que está siguiendo Europa.

Tendremos que trabajar mucho en dos direcciones, la primera flexibilizar nuestra estrategia de acreditaciones, ampliando la oferta y en otro orden, preservar en lo posible la homogenización en la enseñanza de grado. Entre ambas presiones deberemos desempeñar nuestro trabajo y organizar el futuro.


Enrique López

EMPODERAMIENTO Y DESCENTRALIZACIÓN
El poder de los centros



Laberinto


Se dice que las organizaciones aprenden. Lo dicen los expertos en gestión y gobierno de entidades y empresas. No lo discutimos. Lo que es seguro es que las personas que están dentro de las organizaciones aprenden. Eso lo sabemos. Y sabemos también que la transmisión de lo aprendido es más fácil o sencillamente imposible dependiendo de si estamos en una u otra organización.

Hablando de la Universidad de León, ¿en qué tipo de organización estamos?. Y por qué, si las cosas son tan nefatas, contra todo pronóstico, siguen funcionando. Es una pregunta recurrente, es una pregunta que nos hacemos unos y otros, que se ha hecho la humanidad desde el principio de nuestra historia intentando explicar el fenómeno.

La ULE se encuentra varada, como muchas Universidades, en un laberinto de procedimientos burocráticos que bebe del mismo principio: la ruptura de la legitimidad de los cargos electos mediante su desnaturalización y vaciado de contenido. Es el modelo de la ULE y de buena parte de la Universidades, el modelo de las superestructuras ociosas en tareas inicuas o entorpecedoras.

¿Por qué, entonces, contra todo pronóstico siguen funcionando?. Pues porque existe una universidad invisible que sigue trabajando, creando, a pesar de todo, cuya actividad mantiene viva la institución y su propio aliento no permite que la esperanza se difumine y pierda. Las instituciones tienden a sobrevivir a sus peores enemigos y a sus peores ineficiencias, lo que no debe confundirnos y deducir de ello que no se paga un alto precio por tanto despropósito.

Una organización que se construye para conjugar talento, diversidad, creatividad y resultados es una organización que sin duda es potente y que por lo tanto, más antes que tarde, será influyente y poderosa. El caso de la ULE es simétricamente inverso, se intenta vertebrar para obscurecer el talento, limitar la diversidad, humillar la creatividad e ignorar los resultados o vivir de espaldas a los mismos.

Si se prima la organización burocrática y las susperestructuras ociosas la clase creativa abandona dichas estructuras para reorganizarse en instituciones y lugares donde obtenga mejores compensaciones y mayores rendimientos. La peor amenaza para cualquier organización siempre ha sido la misma: la pérdida de talento y de estructuras atentas a la creatividad.


La falsa autoridad

Las organizaciones que se construyen deslegitimando los cargos electos y vaciando de contenido sus competencias, son organizaciones de organigrama y florero, superfluas e inoperantes. Eso es la ULE, con unos Decanos o Directores de centro y departamento, con fuente de legitimidad propia, pero que vicerrectores con toda la costra administrativa que les caracteriza, vacían de contenido en un sinsentido que tanto daño hace a la universidad.

Es indispensable trasladar a los centros y departamentos, reforzando su estructura administrativa y técnica las competencias que ellos mismos pueden y deben desempeñar sin perder nunca de vista que el cobre de la vida universitaria se bate en los centros y que es la administración más cercana y próxima a todos sus usuarios (profesores, alumnos y personal administrativo y de servicios). Olvidar que existen centros con más de 2 mil almas, verdaderos barrios del saber, es olvidar que sus gestores necesitan competencias y atribuciones en justa correspondencia con su legitimidad.

Proponemos un gobierno de la Universidad con equipos cortos y atinentes, entregados a la ideación y gestión del futuro, a la elaboración de planes estratégicos, a la gestiones de coordinación y muchos menos en la gestión diaria, separando e identificando correctamente lo que son competencias de los centros, competencias que pueden y deben gestionar los centros, de las competencias que por su naturaleza debe de gestionar el Rectorado.

Así pues, propondremos un nuevo empoderamiento de Decanos y Directores de centro y de Departamento, mediante consenso y negociación hasta la elaboración de un nuevo catálogo de competencias y la institucionalización de las reuniones de Directores de Centro con el Rector y de los Directores y Decanos con el Rector, así como de Directores de Departamento con el Rector y cada uno de ellos con el Rector.

Se pretende con la nueva estrategia de empoderamiento, fortalecer la legitimidad democrática de los Directores y Decanos de Centro, así como de los Directores de Departamento, en beneficio de la institución y de la comunidad. Crear comunidad en los centros, estimular el sentimiento de pertenencia es preceptivo, es un paso obligado para sentir la institución y crear institución. Somos ULE.


Contratos programa

Se necesita una traducción formal, jurídico política, para incardinar la nueva estrategia de descentralización y empoderamiento de las personas y sus órganos, legítimamente elegidos, para agilizar la ejecución de los planes y el mejor cumplimiento de los objetivos.

Y no existe mejor contexto para cumplir dicho objetico que que la redefinición de la autonomía univesitaria. Una autonomía que debe estar presidida por los principios de libertad, transparencia y responsabilidad y ejecutada a partir de
contratos programa con la Junta de Castilla y León y el consiguiente catálogo de competencias y responsabilidades. Debemos revisar la estructura de financiación y organizar fiscalmente la llegada directa de recursos a la Universidad. Entre todos debemos acabar con la cicatería y el intervencionismo administrativo grautito, con ánimo de control y supeditación política, totalmente ajeno a los designios y tareas de la Universidad. Tiene que ser fácil, fiscalmente fácil, para particulares y empresas, acercar recursos económicos a la Universidad.

········

IDEAS FUERZA
La Univers. no funciona a cuerda
La crisis financiera de la ULE
¿Buen gobierno o romería?
¿Red o taifas?
Siglo XXI
El poder de los centros
Turbio, muy turbio
Un asunto muy poco ejemplar

¿Red o taifas?
19 Abril 2004


Mecanismo de emergencia


La ley de Metcalfe señalaba que el valor de una red es proporcional al cuadrado del número de sus nodos. También podemos, a la inversa, afirmar que el resultado de romper la red en N partes, tiene un valor que es 1/N del valor original de la red. La explicación es simple. Si rompemos la red en N trozos, cada parte tienen una dimensión de 1/N de la red original. Y como hay N redes resultantes de romper la original, el valor del conjunto es 1 partido por N al cuadrado.

La ULE se comporta como estructura de N redes separadas con mecanismos de emergencia, eso sí, depreciando su propio valor. Cada parte se conduce como una taifa que mira de reojo a las restantes.

Las taifas se congregan alrededor de sus emires y constituyen sus propios nodos que en buena parte de casos no se comunican con el resto de taifas y disponen de su propio sistema de embajadores, pasos fronterizos y sistema de peaje. Es una tendencia natural de nuestra especie organizarse de manera espontánea alrededor de sus líderes y desarrollar sistemas de ocupación de territorio y presupuesto. Cuánto más adulto son los jefes de manada más espacio reclaman para sí y los suyos.

¿Es oportuno transformar las taifas en nodos de una misma red, aún con sus propias peculiaridades?. Las matemáticas y la experiencia enseñan que sí, que más que oportuno es del todo necesario si se persigue optimizar los resultados.

Hasta la fecha, en cualquier caso, no ha sido posible. ¿Por qué?. Por qué las escuelas técnicas no crean su propio nodo de integración, porque las áreas de humanidades no crean el suyo, por qué el área de ciencias de la vida no crean su propio nodo de integración, a modo de ejemplo. Por qué, nos preguntamos, no existe una CRUE de Castilla y León, por qué no se crean nodos transterritoriales con nuestros pares en todos los segmentos, por qué no se crean nodos transversales al campus con los objetivos que se determinen y los que surjan. ¿Es bueno o malo?. Perturba o contribuye a hacer comunidad. Nuestro punto de vista, el punto de vista de la candidatura de Enrique López es que es altamente positivo y que contribuirá a limar las aristas de las taifas debilitando sus caducos sistemas de soberanía.

Todo lo que propenda a las estrategias de red hará posible un nuevo ejercicio de transversalidad docente muy útil para poner en marcha nuevas estrategias curriculares y ofertas de títulos y bitítulos así como activar programas y objetivos de investigación y divulgación multidisciplinares, los grandes ausentes de los campus españoles.

Los departamentos, nodos por naturaleza transversales, muy positivas y al tiempo muy vulnerables, constituyen un observatorio de privilegio para comprender como se comportan las taifas y sus embestidas para cuartear y debilitar dichos nodos.

Se nos dirá que para tal empeño, para facilitarlo, es de gran utilidad disponer de infraestructura tecnológicas adecuadas
. Es cierto y no lo perdemos de vista ni un solo instante. Necesitamos, es imprescindible, lo sabemos, un nuevos campus virtual no superpuesto sobre el físico sino una prolongación del mismo.

Que nadie se engañe, la Universidad no es una proveedora de contenidos, desnaturalizada y neutra llena de expertos impersonales. Ni Sócrates ni Einstein, ni Heisenberg, ni Ramón y Cajal eran transmisores neutros. Eso no es la Universidad. La Universidad, afortunadamente, es un ser vivo y su viveza debe impregnar todos los escenarios.

NOTA: La Coccinella septempunctata
(en León la llamamos sananica) es el acorazado de los coleópteros, terror de los pulgones, benefactora y amable.
ENRIQUE LÓPEZ • ELECCIONES RECTOR 2004 · tel 987 29 1742 · fax 987 29 1742
launiversidadnecesaria