PROGRAMA launiversidadnecesaria
ENRIQUE LÓPEZ • ELECCIONES RECTOR 2004
Primera
Noticias
Agenda
Prensa
Enrique López
Equipo
Ideas Fuerza
Programa
Somos ULE
Bitácora

PROGRAMA
Índice completo
Compromisos de Gobierno
Las propuestas concretas
Los protagonistas
ESTUDIANTES
Los estudiantes
Acceso a la Universidad
Atención tutorial
Atención administrativa
Becas
Participación y representación institucional
Asociaciones de estudiantes
Acceso a recursos informáticos
Servicios al estudiante
Orientación laboral
Servicios sociales y atención al universitario
La vidad en los centros
Servicios de alojamiento para universitarios
Acciones instrumentales (144)
1 Apoyo al estudio para aumentar el rendimiento escolar (21)
2 Propiciar la motivación del estudiante en su vida universitaria (11)
3 Incentivar una formación integral (7)
4 Apoyar la movilidad de los estudiantes (8)
5 Inserción laboral de los alumnos (21)
6 Apoyar la política de becas con programas específicos de la Universidad (8)
7 Adaptación al proceso de Espacio Europeo de Educación Superior (7)
8 Fomentar la utilización de las Tecnologías de la Información y de las Comunicaciones (14)
9 Impulsar la participación de los estudiantes (15)
10 Impulsar la mejora de las infraestructuras y los servicios a estudiantes (9)
11 Fomentar el asociacionismo (4)
12 Establecer una política de captación de estudiantes (19)


Compromisos de gobierno
Las propuestas concretas

“Todo ya fue pensado antes por los demás,
no obstante debemos intentarlo de nuevo”.

Johann W. Von Goethe

Los principios y las ideas que se han expuesto hasta aquí tienen una inmediata expresión en compromisos concretos, en actuaciones que nos comprometemos formalmente ante la comunidad universitaria a llevar a cabo. Todas ellas se incardinarán en un plan específico de actuación cuatrienal que se presentará al Consejo de Gobierno en los tres meses siguientes a la toma de posesión del Rector. Y daremos cuenta de su cumplimiento anualmente, antes de finalizar cada curso académico, también ante el propio Consejo de Gobierno, con la posterior publicidad y difusión del mismo.

Para llevar adelante este proyecto presentamos una serie de propuestas estructuradas temáticamente y no en relación a los vicerrectorados. Nuestra idea es ofrecer soluciones de conjunto a los problemas de la universidad impulsadas por un grupo humano cohesionado, renunciando a un funcionamiento de taifas vicerrectorales, a favor de un equipo de trabajo con un mayor grado de eficacia. Dicho planteamiento nos ha conducido a un modelo de programa que se presenta a partir de un conjunto articulado de ideas que se han configurado, en efecto, como líneas de acción. Ello desde la convicción de que se trata de hacer. Tal es la cuestión. Hacer de otro modo, de acuerdo con los estilos y procedimientos universitarios, desde una necesidad y voluntad de lograr la mejor docencia e investigación.

La voluntad de transformación obedece al compromiso social como universidad pública y de calidad en su docencia, en su investigación, en su proyección social y cultural y en la realización adecuada de su gestión.

El programa, abierto y plural, busca reforzar la comunidad universitaria, desde la diversidad articulada de la identidad de la ULE, en el empeño de una mayor integración en la sociedad y de promoción del bienestar social, mediante su alto rendimiento docente e investigador. En tal sentido, el cambio que este Programa propone para la ULE, con la aceptación y participación de la comunidad universitaria, habrá de ser cuidadoso e intenso y llevado a cabo a través de los mecanismos de los que nos hemos dotado como universidad, pero consideramos que resultará un estímulo permanente para nuestra labor.

Estos son nuestros compromisos, estas son nuestras propuestas de actuación.



Los estudiantes

Para todos los universitarios, pero muy particularmente para los estudiantes, resulta fundamental formar parte de una Universidad de prestigio, por lo que la ULE ha de ocuparse, muy especialmente, de proporcionar a los estudiantes mejores condiciones docentes y de más calidad, con contenidos formativos flexibles y adaptados a las exigencias sociales, ha de ofrecerles un marco estimulante no sólo de las cualificaciones profesionales sino de la formación humana, de la creatividad y del desarrollo intelectual.

Nuestro compromiso de una docencia de calidad tiene que derivar en el prestigio formativo de nuestra institución académica, consiguiendo un reconocimiento de la educación recibida por nuestros estudiantes, tanto por el resto de universidades españolas y europeas, como por parte de las empresas y entidades que recibirán a nuestros alumnos como empleados cualificados, lo que redundará en el hecho de que los titulados en la ULE sientan la satisfacción de haber pertenecido a la misma.
Por ello es de capital importancia para nosotros que nuestros Centros se conviertan en espacios de convivencia, de tolerancia y solidaridad, de formación de calidad y excelencia, y de educación integral, en el marco de una institución reconocida, la Universidad de León, que prestigie su actividad académica y, en consecuencia, a sus titulados.

La sociedad española necesita para su desarrollo ahora más que nunca de una universidad pública de calidad, dado que la formación de las personas y la creación y aplicación del conocimiento se han convertido en el auténtico motor del progreso social y económico. Los cambios culturales asociados al despliegue de la sociedad de la información y nuestra participación en los procesos de integración universitaria europea son fenómenos históricos que en los próximos años producirán cambios profundos en las universidades y en donde los estudiantes serán no sólo los destinatarios, sino los protagonistas en su propio proceso de formación, obligando en el caso de la ULE a proporcionarles todos los medios y recursos necesarios para el óptimo desarrollo del proceso de aprendizaje y para hacer posible la puesta en práctica efectiva de los nuevos presupuestos educativos.

Hay que desterrar de esa «universidad del autobús», de idas y venidas con paradas tan sólo para tomar apuntes, y recuperar el espíritu de hacer de la Universidad un espacio y un tiempo para la convivencia y el acervo de saberes. Para ello, por un lado, se precisa elaborar un estudio sobre las características técnicas y académicas del necesario proceso de innovación docente demandado por la integración universitaria europea, especialmente las que se refieren a los cambios en los métodos docentes y de estudio: actividades no presenciales, tutorías, nuevas tecnologías para el acceso a la información, papel de las bibliotecas universitarias, prácticas en empresas, etc. Por otro lado, habrá que crear un mecanismo permanente de estudio y seguimiento de la calidad de la oferta educativa, un mecanismo ágil que permita conocer las deficiencias para corregirlas y que debe estar en contacto con las agencias de evaluación nacional y autonómica.

El problema se avizora porque ya, a partir del año 2005 ya se van a implantar en España los primeros títulos universitarios europeos, y la ULE debe estar preparada para ello creando los instrumentos académicos y técnicos que permitan un proceso riguroso y eficaz, no burocrático, que fomente la participación de los profesores y estudiantes. Además, el proceso de integración en el espacio universitario europeo traerá modificaciones importantes, como la implantación del crédito europeo no como medida del número de horas de clase recibidas sino como una unidad de valoración del volumen de trabajo realizado por el estudiante. Este esfuerzo quedará reflejado en el título universitario, en el denominado suplemento europeo al título, un certificado que incluirá una completa radiografía de la trayectoria académica y las capacidades profesionales adquiridas por el alumno a lo largo de su vida académica.

Igualmente, en este contexto de integración europea y globalización se precisa apoyar con decisión los planes de movilidad de estudiantes, estableciendo medidas de estímulo y ayudas a los estudiantes, simplificando los trámites administrativos y garantizando una información fluida y clara a los alumnos en cada centro.

Por si fuera poco, todo el proceso descrito va a tener lugar en un nuevo contexto normativo derivado de la implantación de la LOU relativo a la posibilidad de regular el acceso de los estudiantes a las universidades. Es también urgente discutir los procedimientos de acceso con las demás universidades públicas y con la Junta de Castilla y León, pues la ULE debería reflexionar sobre la conveniencia de abordar este proceso desde una perspectiva que permita, por un lado, estimular el acceso a los alumnos más vocacionales a la titulación que demanden y, por otro, salvaguardar el principio básico de ofertar el mayor nivel de calidad evitando la masificación.

En este mismo ámbito de reflexión, uno de los objetivos prioritarios y que requiere actuaciones eficaces será el constituido por el grave problema que suponen las bolsas de suspensos, los elevados niveles de fracaso y de retardos en la finalización de las carreras, apoyando medidas como la implantación de la evaluación por compensación, estableciendo adecuados sistemas de evaluación y de realización de exámenes e impulsando nuevas actuaciones a partir de una reflexión colectiva y de las conclusiones que se puedan desprender de un estudio sobre rendimientos y retardos de los estudiantes de la ULE que será realizado por parte del Rectorado a la mayor brevedad posible.

Asimismo, como se acaba de proponer, la Universidad ha de ser un espacio de convivencia y formación donde, mas allá de los aspectos académicos reglados, se incida activamente sobre el desarrollo intelectual y personal de los estudiantes. Ello nos obliga a ofrecer espacios de relación e interacción académica, espacios de cultura, para el deporte, el ocio, las relaciones sociales y, en resumen, un entorno enriquecedor que transforme a los universitarios en unos ciudadanos bien formados, críticos y comprometidos con la sociedad.

Por un lado, los estudiantes han de contar con espacios adecuados en los dos Campus, tanto para el desarrollo de las actividades estudiantiles y de sus asociaciones como para disponer de lugares de esparcimiento y encuentro. En este sentido, esta candidatura se compromete a llevar a cabo todos los tramites oportunos al objeto de disponer de edificios emblemáticos de León y Ponferrada como sede de la denominada «Casa del Estudiante», donde pudiesen ubicarse dependencias estudiantiles, realizar actividades culturales y de diverso tipo y localizarse determinados servicios que podrían gestionar directamente.

En todo caso, esta candidatura impulsará, con la participación directa de los estudiantes, todo tipo de actividades de carácter académico y cultural, deportivo y festivo, que promuevan su iniciativa y su espíritu solidario, que fomenten por igual su carácter emprendedor y su participación en proyectos para la creación de microempresas que el voluntariado y los proyectos en cuestiones medioambientales, de cooperación al desarrollo y de labores humanitarias.

En definitiva, todos nuestros proyectos, nuestras metas, nuestras actuaciones tienen que dirigir la mirada hacia nuestros estudiantes. Junto a la mejora en la organización, los recursos y los métodos de impartición de las enseñanzas, tenemos que ser capaces de ofrecerles nuevas facilidades para el uso de la red, tanto en la docencia como en la evaluación del profesorado o en la tramitación administrativa, de impulsar a nuevas cotas su movilidad nacional e internacional, de reforzar los mecanismos de información, de captación y de acogida de nuevos alumnos y de apoyo a la inserción laboral de nuestros titulados, tenemos que prestarles más y mejores servicios, fomentar su iniciativa, su espíritu cooperativo y solidario, su educación intelectual y en valores y hacerles verdaderamente partícipes de la vida universitaria como auténticos ciudadanos europeos.


Acceso a la Universidad

La implantación en la Universidad española del distrito abierto y la liberalización en la movilidad del estudiante por todo el espacio europeo de enseñanza superior nos obliga a reflexionar acerca de las medidas necesarias para que la Universidad de León mantenga un flujo estable de incorporación de estudiantes en cada curso académico. Para ello, en primer término, se debe prestar una atención especial a la imagen de la ULE en los niveles previos a la enseñanza universitaria, por su repercusión además en el número de estudiantes de nuevo ingreso, lo cual supone la necesidad de llevar a cabo programas específicos destinados a la captación de alumnos de nuevo ingreso, donde se contemplen visitas institucionales y de manera prioritaria reuniones en la ULE con profesores de los últimos cursos de secundaria, al menos con los pertenecientes a la región, que debemos lograr que sean nuestros principales aliados (al alumno le influye más quien conoce y reconoce).

Pero, tengámoslo claro, aún siendo de gran importancia la captación de todos los estudiantes, donde más interés debemos poner es en evitar que los buenos estudiantes de bachillerato cursen sus estudios en otras universidades y, a su vez, la atracción de buenos estudiantes de otras universidades, de otras procedencias y en todas las enseñanzas es, igualmente, un propósito firme en el que habrá que desplegar actuaciones muy diversas, del tipo del reforzamiento de la publicidad, difusión e información externa de nuestras enseñanzas, la disponibilidad de becas y residencias, las visitas y jornadas de puertas abiertas, la edición de folletos informativos, la asistencia a foros y certámenes o la organización de campañas informativas. De ahí la necesaria coordinación entre la enseñanza secundaria y la universitaria a fin de garantizar la adecuada transición entre uno y otro nivel educativo. La reforma del acceso a la Universidad aconseja el establecimiento de Comisiones mixtas por asignatura, que faciliten la incorporación a la enseñanza universitaria, evitando duplicidades en las pruebas de acceso. Así mismo, resulta conveniente poner en marcha los mecanismos que permitan establecer recomendaciones generales y específicas, a partir de los resultados académicos obtenidos por los estudiantes.

Además, considerando que la elección de una u otra carrera por parte de los estudiantes depende de múltiples factores, habremos de profundizar en el conocimiento de las distintas vertientes y aristas que puede conllevar la elección de un determinado título. Y, para este fin, creemos necesario la constitución de una Comisión de promoción de los títulos de la ULE. Dicha Comisión se encargaría de difundir información sobre los diferentes estudios ofertados por nuestra Universidad, sus salidas profesionales, dificultades más comunes, límites de acceso, etc. Simultáneamente trasladaríamos, de una manera pormenorizada, los diferentes tipos de servicios que se prestan complementariamente y las condiciones y organismos donde pueden conseguirse ayudas al estudio.

Por una parte, consideramos fundamental el que los estudiantes dispongan de la mejor información posible antes de acceder a la universidad. Es cierto que algo se ha avanzado en este terreno, pero todavía hoy no se ha alcanzado el deseable nivel de calidad en la información para orientar al estudiante en su elección. Sin embargo, se trata de una elección clave, pues parte de las dificultades que más tarde sobrevienen son consecuencia de una elección no realizada con la debida información. Por todo ello, pensamos debe constituirse un Servicio de Orientación Preuniversitaria con el fin señalado que deberá elaborar y desarrollar un “Programa de Captación de Alumnado”, para lo que recibirá apoyo específico para la elaboración de materiales audiovisuales e impresos para la promoción de los Centros. Esta unidad será la encargada de organizar la presencia de la ULE en el Salón del Estudiante, de presentar las ofertas de enseñanza universitaria a los Centros de Enseñanza Secundaria y a las Asociaciones de Padres de Alumnos y se ocupará de establecer una red de información permanente de la ULE en casas de cultura, oficinas de ayuntamientos, etc. Por su parte, la actual estructura de Orientación Universitaria pasaría a ser un servicio de información universitaria interno, con sedes en todos los Centros y cuyos becarios estarán coordinados con el correspondiente Consejo de Estudiantes del Centro, al objeto de evitar duplicidades innecesarias o sesgos y diferenciaciones en el tipo de información que se suministra.

Finalmente, creemos que uno de los déficit que arrastra la ULE es el de la falta de alguna unidad o estructura dedicada a facilitar la inserción de los estudiantes en el mercado laboral. Es cierto que existe un estudio para conocer cuál es la situación laboral de los titulados en las diferentes carreras. Es evidente que se trata de una información del máximo interés, que viene a completar la que se puede obtener por otras vías con respecto a la realidad laboral de nuestro país. Sin embargo, a nuestro juicio no basta con disponer de información adecuada, es preciso también desarrollar otro tipo de tareas de apoyo al titulado, y hacerlo de forma coordinada en una misma estructura organizativa. Por esa razón, proponemos la creación de un Servicio de Apoyo a la Inserción Laboral.

En última instancia, no debemos olvidar el acceso a la Universidad de las personas mayores de 25 años, por lo que esta acción representa desde el punto de vista social. Por eso, en este apartado creemos necesario avanzar un paso más en una doble dirección. De un lado, en el ofrecimiento de una mayor información y difusión de esta vía de acceso a la Universidad; de otro, especialmente, en la posibilidad de implantar un curso de preparación para mayores de 25 años, creando todo el material docente necesario y fomentando su impartición no presencial, mediante convenios de colaboración con otras Entidades.


Atención tutorial

Los estudiantes deben disponer de medios cercanos, ágiles y eficaces para informarse de las posibilidades que les ofrece su universidad, recibir una adecuada orientación personalizada y realizar los trámites burocráticos con las mayores facilidades posibles. La orientación no debe limitarse a una aséptica exposición de las opciones disponibles a la hora de elegir especialidades, asignaturas, grupo, convocatoria o evaluación compensatoria, aunque las mismas deban darse a conocer y ser fácilmente accesibles por parte de todos los estudiantes con el detalle y la antelación suficientes para permitirles una elección meditada.

Las tareas de tutorización han venido enfocándose en la ULE desde un punto de vista muy restrictivo, habiéndose centrado en la mayor parte de los casos en los aspectos más directamente relacionados con las labores de asesoramiento a los alumnos en las materias en que se han matriculado y en muchos casos, en la resolución de las dudas previas a la realización de exámenes. Sin embargo, es manifiesta la ausencia de otro tipo de actividades más relacionadas con el asesoramiento académico en términos generales y con las lógicas dificultades que entraña la adaptación al entorno universitario del alumnado que accede a los Centros por primera vez. Estas prácticas son habituales en otras universidades y constituyen una más de las tareas a desempeñar por el personal docente.

Creemos que un sistema de tutores puede ser de gran utilidad aquí: cada estudiante debería tener asignado durante su estancia en la universidad un profesor que, basado en su conocimiento de la titulación y de las capacidades y rendimiento del estudiante, le diera un apoyo, a la vez cercano y desapasionado, que le ayudara a hacer sus elecciones curriculares, a plantearse, evaluar y revisar sus métodos de trabajo, a decidirse a utilizar habitual y eficazmente los recursos pedagógicos puestos a su disposición —incluyendo las horas de tutoría de las distintas asignaturas, las bibliotecas y las aulas de ordenadores—, etc.

Las directrices de homologación de los estudios universitarios superiores del espacio europeo van a acarrear un necesario cambio de metodología docente que obligará —a profesores y estudiantes— a una innovación pedagógica que tiende a sustituir el “crédito tarima” por el “crédito esfuerzo”.

Para posibilitar y facilitar estos cambios en el proceso de enseñanza y aprendizaje, nos proponemos apoyar y estimular experiencias piloto que, teniendo en cuenta las realizadas en otras universidades y contando con la ayuda de expertos, diagnostiquen en las diferentes titulaciones las dificultades que este proceso de innovación va a encontrar y ayuden a encontrar los remedios más eficaces para las mismas.


Atención administrativa

La incorporación de nuevas herramientas de gestión y de atención a los estudiantes facilita la realización de trámites en Secretarías, acorta tiempos de respuesta y en general simplifica los procedimientos. Deben explorarse al máximo las posibilidades en ese terreno y desarrollar nuevas herramientas que permitan acercar los servicios administrativos al alumnado, facilitando y acortando las gestiones que deben realizar y eliminando de una vez por todas las colas e ineficiencias que aún subsisten.

El problema se agrava ante la escasez de personal en las áreas de atención al alumnado en los centros de la ULE. Además, es preciso avanzar en la vía de facilitar a los estudiantes la realización de diferentes gestiones, tales como la de formalizar la matrícula, eliminando, en la medida de lo posible los problemas detectados y aprovechando al máximo las posibilidades que brindan las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación. En particular, y en relación con la matrícula en concreto, son varios los aspectos que merece la pena mejorar

a) Eliminación de la sujeción a un calendario y horario estrictos.
b) Eliminación o atenuación de la sujeción a un enclave determinado para la
realización de la matrícula.

Una de las medidas que nos proponemos poner en marcha es la implantación de un sistema de automatrícula vía Internet. De esta forma, se podrá extender el periodo de matriculación, desvincular la matriculación de las dependencias físicas del Centro y de horarios prefijados y evaluar las preferencias del alumnado por unas y otras asignaturas.

También así se facilitará la realización de la matrícula y se podrá disponer de la información que permita ir adecuando los contenidos de la oferta de asignaturas optativas y de libre configuración a las preferencias de los estudiantes.


Becas

Para todas las universidades el sistema de becas universitarias constituye el mecanismo idóneo para favorecer la formación y la participación de los estudiantes en las tareas universitarias, que es necesario siempre apoyar e impulsar. Sin embargo, ante la ausencia de esfuerzos realizados por el equipo rectoral anterior, esta cuestión constituye una de las asignaturas pendientes de la ULE. Resulta necesario llevar a cabo un debate sobre el papel del sistema de becas y de los becarios en los distintos ámbitos de la Universidad, vinculando siempre su disfrute con objetivos formativos, mejorando el sistema de adjudicación para garantizar la transparencia y objetividad del proceso, que asegure la participación de los representantes de los estudiantes en el mismo. La creación de un Servicio de Becarios puede ser la vía para asegurar un funcionamiento más eficaz de nuestro sistema de becas, que escuche y dé respuesta a las distintas problemáticas de nuestros becarios (de pregrado y de posgrado), que en estos momentos se encuentran sin un referente claro donde poder acudir para resolver sus problemas.

Por tanto, en esta candidatura creemos que debe haber participación estudiantil en su diseño y en la toma de decisiones en esa materia. En cualquier caso, es importante garantizar que las becas no van a amortizar puestos de personal de administración y servicios y que tienen un objeto eminentemente formativo.

Finalmente, un aspecto novedoso que proponemos incorporar a la actual política de becas consiste en la dotación de un determinado número de éstas cuyos beneficiarios realizarán tareas de monitorización de prácticas en el marco de los proyectos de innovación docente a que se ha hecho mención en otro apartado de este programa, así como de tutores a otros alumnos más jóvenes.


Participación y representación institucional

Los estudiantes constituyen, con diferencia, el mayor y mejor capital humano de la universidad, pero su enorme capacidad, creatividad, ilusión y entusiasmo no siempre revierten en bien de la común tarea universitaria. Por ello, pretendemos que no sean meros “clientes” y que la participación de la mayoría de ellos en las tareas universitarias no se reduzca a la asistencia a clase, exámenes o salas de estudio. Además de la participación más activa que requiere la reforma pedagógica mencionada en otro apartado del presente Programa, se potenciará su participación en tareas de investigación —en la medida permitida por su nivel de formación—, así como en las de gobierno, a través de los distintos órganos colectivos de departamentos, centros o secciones, campus y universidad.

También se habilitarán cauces eficaces para la transmisión de quejas y sugerencias, que en la mayor parte de los casos no pueden sino redundar en un mejor cumplimiento de los fines de la universidad. Deben impulsarse vías de relación fluidas de los distintos órganos de gobierno de la Universidad con los estudiantes, a través de sus órganos de representación, que aseguren la efectiva participación de los mismos en los procesos de toma de decisiones. Los estudiantes son parte activa de nuestra Universidad y deben ser escuchados en las decisiones que les afectan.

La universidad necesita la participación de los estudiantes para definir, diseñar y desarrollar acciones de mejora constante, quienes deben adoptar una posición activa y comprometida con la institución, ya que la identificación con la institución y con sus objetivos requiere de su implicación en la toma de decisiones y en el desarrollo de las actuaciones correspondientes. Es el momento de impulsar la corresponsabilidad de los estudiantes en la marcha de la universidad estimulando su participación en los órganos de representación universitaria y buscando fórmulas que la generalicen y la hagan más efectiva, para lo que es imprescindible una dotación de los medios materiales y económicos.

El estudiante no debe adoptar una posición pasiva o indiferente con la institución universitaria de la que es una parte fundamental. Los estudiantes no son consumidores de universidad, sino ciudadanos y ciudadanas que deben obrar como tales. Es también el momento de impulsar la corresponsabilización de los estudiantes en la marcha de nuestra Universidad. Lejos de actitudes instrumentales o paternalistas, es muy importante estimular la participación de los alumnos en los órganos de representación universitaria. Además, existen otras posibilidades de participación de los estudiantes que deberían ser apoyadas: actividades culturales, de extensión universitaria, servicios de información y atención al alumno, organización de prácticas, gestión de recursos propios, entre otras.

En todo caso, esta candidatura se compromete a mantener contactos periódicos con los representantes de los estudiantes al objeto de conocer sus inquietudes y preocupaciones, así como a facilitarles los medios materiales y humanos para el correcto desempeño de sus funciones. En particular, y en la medida de las disponibilidades presupuestarias, dotaremos al Consejo de estudiantes de la Universidad de la infraestructura y personal necesarios para un mejor cumplimiento y desarrollo de sus actividades.

Otro aspecto a considerar es el del “status” que debe darse a la representación del alumnado. A ese respecto, esta candidatura se compromete a arbitrar una fórmula que garantice, más allá que la mera referencia reglamentaria, que a dicha representación se le reconoce un estatuto especial en virtud del cual, y entre otras posibles garantías, no debe ser penalizado en su vida académica ningún representante del alumnado por razón del ejercicio de su cargo, o por consecuencias indirectas derivadas de dicho ejercicio. Se trata, a nuestro entender, de una cuestión importante si queremos, efectivamente, fomentar la participación institucional del alumnado.

En esta línea de apoyo a las tareas de representación, y considerando que las relaciones con los representantes de otras universidades resultan enriquecedoras, facilitaremos los mecanismos y los medios necesarios para que la Universidad de León se encuentre representada en los órganos nacionales e internacionales establecidos. A este fin, se concederán ayudas económicas para asistencia a congresos y reuniones que en este ámbito se lleven a cabo, fundamentalmente en el marco de la Unión Europea.


Asociaciones de estudiantes

Un aspecto de gran importancia entre los estudiantes es su participación en diferentes Asociaciones dentro del ámbito universitario. Los propios Estatutos recogen esta necesidad y contemplan el establecimiento de un Registro de Asociaciones, que implicará el reconocimiento institucional de las mismas. Por este motivo, una de las primeras acciones de gobierno será la puesta en marcha de este nuevo Registro de Asociaciones universitarias, facilitando que las ya existentes puedan adaptarse a la nueva situación.

Entendemos que la participación de los estudiantes en asociaciones propias debe ser estimulada, pues dicha participación complementa la vertiente formativa de la vida universitaria y facilita su integración en el entorno universitario.

Por ello, nos proponemos estimular la participación de los estudiantes en asociaciones universitarias, mediante el necesario apoyo económico. Existe, no obstante, una sensación bastante extendida de que la proliferación de asociaciones, la disparidad de objetivos de las mismas, y la falta de comunicación entre dichas asociaciones y los responsables universitarios ha conducido hacia una cierta atonía en lo que podemos considerar la vida asociativa. Por esta razón, abordaremos de forma conjunta con el Consejo de Estudiantes el análisis de los problemas existentes en este ámbito, al objeto de buscar las soluciones que permitan estimular dicha participación.

Ante la dificultad de la ULE para cubrir todas las necesidades culturales, formativas, de ocio, etc., que se susciten, las Asociaciones universitarias podrán desempeñar un papel activo en la organización y propuestas de actividades complementarias a las realizadas por la propia Universidad. Para este fin, anualmente se realizará una convocatoria dirigida a las asociaciones registradas al objeto de que, si lo desean, presenten proyectos de actividades que puedan ser desarrolladas durante el curso académico.

Además, este nuevo papel de las Asociaciones universitarias de estudiantes se regulará específicamente con el establecimiento del oportuno Reglamento de actividades de las Asociaciones estudiantiles, que permitirá tener un correcto conocimiento tanto de las actividades susceptibles de ser subvencionadas, como los procedimientos para el desarrollo y materialización de la actividad y la justificación de la financiación recibida.

Finalmente, cabe señalar que se creará la Asociación de Antiguos Alumnos con objeto de mantener la vinculación con la ULE una vez terminados los estudios, efectuar un seguimiento de su trayectoria profesional y promover la fidelización de los profesionales formados en nuestras aulas. Con frecuencia, por qué no decirlo, estas estrategias además favorecen unas relaciones de mecenazgo similares a las existentes en universidades norteamericanas.

Igualmente, en el ámbito de las interrelaciones que los estudiantes y asociaciones de la ULE han de mantener con sus equivalentes de otras universidades, esta candidatura plantea la necesidad de su impulso al objeto de convertir a nuestra Universidad en un referente y en un escenario propicio para el encuentro y la celebración de reuniones nacionales e internacionales de este tipo.


Acceso a recursos informáticos

Las posibilidades que brinda el desarrollo tecnológico en el campo de la informática y de las telecomunicaciones en el campo de la formación y en lo relativo a acercar servicios administrativos al alumnado pueden verse limitadas por tratarse de tecnologías cuyo disfrute no es universal. Es importante, por ello, facilitar el acceso a ese tipo de equipamientos, ya sea en el propio domicilio, ya en las dependencias universitarias.

Para facilitar la adquisición de material informático por parte del alumnado y tener así acceso real a las posibilidades que brindan las tecnologías de la información y la comunicación, nos proponemos alcanzar un acuerdo con proveedores de equipos informáticos para reducir de un modo significativo el coste de los mismos.

Igualmente, entablaremos negociaciones con la Junta de Castilla y León para arbitrar un mecanismo que permita conceder ayudas específicas con este fin, en función del nivel económico de los estudiantes. De igual forma y para proporcionar al alumnado acceso a servicios informáticos y telemáticos en los recintos universitarios promoveremos la apertura de salas equipadas con ordenadores personales en todos los Centros.

Además se realizará el diseño e implementación de puntos de acceso a Internet inalámbricos (Wi-Max) de forma que nuestros dos Campus ofrezcan tanto al alumnado como al resto de miembros de la comunidad universitaria, la posibilidad de conectarse sin ningún tipo de restricción espacial. En relación con este asunto, trataremos además de llegar a acuerdos de mecenazgo con empresas e instituciones para que la dotación, total o parcial, de salas de esta naturaleza sean realizadas por tales empresas.

Por otro lado, la comunicación con los estudiantes resulta ser, en este momento, una asignatura pendiente en la ULE. La información generada por la Universidad de interés para el estudiante no llega de manera generalizada a los mismos, lo que impide que muchas de las iniciativas emprendidas lleguen a tener la repercusión que sería deseable. Pues bien, para evitar este inconveniente resulta prioritaria la puesta en marcha de unos procedimientos de comunicación eficaces entre los diferentes Servicios universitarios y los estudiantes, promoviendo la comunicación directa y evitando, en lo posible, vías interpuestas.

En este sentido, una utilización amigable y accesible del correo electrónico facilitado por la propia Universidad, sería una medida adecuada que paliaría esta desconexión entre la información que existe y se genera y los potenciales usuarios de la misma. Toda la información de utilidad para el estudiante, gestionada o generada por la Universidad, se remitiría a sus buzones, asegurándose una distribución de datos masiva, de calidad y en igualdad de condiciones.


Servicios al estudiante

Además de aquellos Servicios que se establecen en los Estatutos de la Universidad y ya señalados en el apartado relativo a los Servicios universitarios de este Programa, cabe señalar algunos otros servicios que, por su particularidad, se encuentran directamente relacionados con la vida diaria del estudiante.
En este sentido una de las necesidades reales, impuesta por las demandas del mercado laboral, es el conocimiento de idiomas. En un sistema de convergencia europeo de enseñanza superior como en el que estamos inmersos, es previsible que el mercado laboral sea más dinámico y más amplio, extendiéndose a toda la Unión Europea las posibilidades reales de encontrar empleo. Pero ello requiere el dominio de diferentes lenguas distintas a la propia, justificándose así la necesidad de crear Laboratorios de idiomas donde se impartan cursos de lenguas extranjeras, que complementen y completen la formación académica reglada de los estudiantes de la ULE.

El estímulo de la movilidad constituye otro de los objetivos fundamentales de las actuaciones dirigidas a los estudiantes. Las fructíferas y muy positivas experiencias de quienes han participado en programas como el Erasmus-Socrates, entre otros, ratifican la necesidad de consolidar y ampliar los programas y convenios europeos e internacionales de intercambios y de promover y difundir más ampliamente la participación de los universitarios leoneses en el programa Sicue-Séneca de intercambio entre las universidades españolas, con el objetivo general de facilitar e incrementar progresivamente el número de esos intercambios con el objetivo de conseguir duplicarlos, de ofrecer las mejores condiciones académicas y de acogida para sus beneficiarios, de eliminar las barreras económicas que limitan la participación en ellos aumentando las becas, de establecer una cultura en la que todo estudiante de nuestra Universidad persiga y consiga realizar a lo largo de sus estudios una estancia en otra universidad y que sitúe a la ULE en posiciones destacadas, tanto en la emisión como en la recepción de esos flujos de intercambio. Para lo cual, habrá que reforzar las medidas de estímulo y ayudas a los estudiantes, simplificando los trámites administrativos y garantizando una información fluida y clara a los alumnos en cada centro.

Otra de las asignaturas pendientes en nuestra Universidad es la práctica habitual y mayoritaria de algún deporte. No se trata tanto de una actividad complementaria o de adorno, sino de una parte importante en la formación integral de un estudiante, que debería ser abordada desde otra perspectiva. La elaboración de un estudio sobre nuestros puntos fuertes y débiles en el deporte universitario debería permitir establecer un conjunto de objetivos y prioridades para fomentar la práctica deportiva entre nuestros alumnos.

Así mismo, pensamos que es necesario elaborar un estudio sobre los puntos fuertes y débiles de nuestro sistema de información al alumnado desde una perspectiva integral: la etapa preuniversitaria, en relación con las estrategias de información y captación de alumnos por parte de los centros, que habrá que potenciar con medidas imaginativas (Fiesta de Puertas Abiertas; programas de radio, televisión, etc.) y la etapa universitaria en la que los estudiantes necesitan información sobre múltiples aspectos de la vida en la universidad, sean éstos académicos o de otro tipo.

Por último, indicar que la conformación de nuestra universidad en dos Campus alejados geográficamente y la situación geográfica de bastantes centros genera la necesidad de desplazamientos tediosos que interfieren en el rendimiento académico. Se pretende intensificar los contactos con las administraciones correspondientes para instarles a adoptar una decidida política de mejora del transporte hasta los distintos Campus.


Orientación laboral

Nuestros estudios tienen sentido en la medida en que facilitan la incorporación al mundo laboral. El empleo de los titulados universitarios constituye una de las tareas a las que, cada vez más, la Universidad ha de contribuir, en colaboración con otras instituciones, tanto desde la perspectiva de la adecuación del proceso formativo a las necesidades del mercado de trabajo como desde la óptica de la contribución al diseño de mecanismos que contribuyan a facilitar la transición hacia el desempeño de labores profesionales.

Por tanto, se plantea la necesidad de arbitrar medidas que promuevan dicha incorporación. Así, en primer lugar, se analizará y revisará el programa de Prácticas en Empresas, como complemento formativo y en el marco de la inserción laboral, evitando cualquier atisbo de utilización fraudulenta de este mecanismo. Para ello, se realizarán las tareas de seguimiento y control necesarias, en el marco formativo general, y se intentará regular un sistema de remuneración justo.

En todo caso, lo que pretendemos es potenciar las prácticas en empresas en condiciones dignas, que permitan completar la formación de los estudiantes y facilitar su inserción laboral, que también nos proponemos cuidar mediante mecanismos de orientación laboral, canales para trasmitir rápida y transparentemente las ofertas de empleo recibidas, e incluso, en la medida de lo posible y en colaboración con otras entidades, seguir impulsando la creación de viveros de empresas y bolsas de trabajo.

También, nos comprometemos a implantar una estructura estable que consolide y dinamice la actual estructura organizativa de Orientación Laboral, que ha de convertirse en un verdadero Observatorio de Empleo destinado a proporcionar a los estudiantes información y asesoramiento, tanto antes de haber iniciado sus estudios, como una vez finalizados. La oferta de títulos propios integrada en el conjunto de las enseñanzas será un complemento de la formación universitaria a la cambiante realidad socio-laboral.

En este sentido, establecer una estrecha colaboración suscrita con los Servicios de Empleo de la Junta de Castilla y León debe suponer una herramienta profesional eficaz que, adaptada a las necesidades de los universitarios leoneses, ha de producir los resultados de promoción de empleo previstos cuando se suscribió, en su día, el convenio de colaboración entre ambas Instituciones.

Además, queremos también fomentar su afán de iniciativa facilitando la creación de pequeñas tiendas gestionadas por ellos mismos.

Finalmente, y cada vez con mayor intensidad, resulta necesario atender a nuestros egresados, conociendo primero su situación profesional a través de encuestas periódicas, que habrá que seguir impulsando, y ofertándoles después los cursos de reciclaje y ampliación de conocimientos que demanden para su mejor adaptación profesional, ya que para nosotros la formación permanente es otro aspecto relevante del compromiso de la Universidad con el entorno.


Servicios sociales y atención al universitario

La Universidad es el lugar donde los estudiantes pasan la mayor parte de su tiempo, siendo en consecuencia razonable que dispongan de la mayor cantidad de servicios posibles destinados a atender y resolver los problemas que puedan surgirles en cualquier momento.

La tarea educativa de la universidad no se reduce a la capacitación profesional, sino que debe también contribuir a la formación personal de sus estudiantes, que se hallan en una importante etapa durante su paso por la universidad. Además de mantener e impulsar los servicios y las actividades deportivas y culturales, creemos que convendría potenciar servicios de tipo asistencial como el Servicio de Psicología Aplicada, con sus unidades de Asistencia Psicológica y de Orientación Psicosexual, que puedan detectar la existencia de dificultades psicológicas en la población estudiantil, así como dificultades de acceso a los recursos asistenciales extrauniversitarios, tanto públicos como privados. por ejemplo en el caso de estudiantes en situaciones precarias de origen familiar, personas emancipadas con serias carencias económicas.

El tiempo en la Universidad impide en ocasiones tener acceso a los servicios sociales propios de otras instituciones. Este tipo de apoyo al alumnado es particularmente importante en estudiantes extranjeros, sobre todo en los procedentes de Iberoamérica.

Así mismo, más allá de simples declaraciones de principios, nos comprometemos a prestar una atención especial a los colectivos que la requieren en una sociedad plural y respetuosa. Por eso, se establecerá, de forma específica, un Gabinete de Atención al Discapacitado, en el que se configuren los protocolos de actuación necesarios para facilitar la incorporación activa de estos estudiantes. Se habilitará una línea presupuestaria especial para facilitar el acceso de estos estudiantes a las aulas, así como el desarrollo de las actividades docentes en unas condiciones dignas.


La vida en los Centros

Cada vez son más los estudiantes que pasan buena parte del día en los Campus, como consecuencia de horarios más extensos (por una mayor componente práctica de las enseñanzas). Por ello, creemos que la habilitación de zonas de descanso con una mínima infraestructura en los Centros, puede contribuir muy eficazmente a que, de acuerdo con el deseo que hemos manifestado al comienzo de este programa, los Campus sean verdaderos espacios de convivencia. Esas zonas contarían con tablones de anuncio, mesas, hemeroteca, etc., y en ellas se podrían, incluso, organizar determinadas actividades de naturaleza cultural.

De la misma forma, podrían habilitarse zonas de estudio o trabajo, -además de las que existen en las Bibliotecas-, especialmente diseñadas para trabajo en equipo.

Por otro lado, cabe señalar la propuesta de “aulas con informática” interesadas en permitir el acceso a internet sin cables obligará a poner a disposición de los alumnos algún tipo de taquilla o armarios donde poder dejar temporalmente sus equipos portátiles.


Servicios de alojamiento para universitarios

Hay dos factores que determinan el interés de la ULE por disponer de servicios de alojamiento para universitarios. Por una parte, al tratarse de una Universidad que acoge a estudiantes procedentes de puntos de la región muy distantes, un buen número de estudiantes debe realizar desplazamientos diarios de larga duración. Por la otra, si la ULE pretende ser una Universidad abierta, que acoja alumnado de diferentes comunidades autónomas y países, debe facilitar su instalación y alojamiento en entornos próximos a los Centros Universitarios.

Todo esto resultará más evidente si, tras la implantación de la nueva estructura de estudios, somos capaces de atraer más estudiantes de fuera de la Comunidad Autónoma a cursar nuestras titulaciones. Con estos propósitos, se deberán dotar a los Campus universitarios de residencias e impulsar el funcionamiento de servicios de alojamiento para estudiantes en colaboración con otras administraciones públicas, colaborando con sus estructuras organizativas especialmente diseñadas al efecto.



Acciones instrumentales

Finalmente, como Plan de actuación en
lo que se refiere a los estudiantes proponemos
a modo de resumen, los siguientes objetivos
y acciones instrumentales:


Apoyo al estudio para aumentar el rendimiento escolar

1. Asignación desde el primer día de clase de un tutor o tutora a cada estudiante para todo el periodo de estancia en la ULE. Esta tutoría será independiente de la tutoría habitual en las asignaturas y se dedicará a asesorar y guiar a los estudiantes en las cuestiones más generales de su trayectoria universitaria. El tiempo dedicado a ello será computado como actividad académica del profesorado a efectos de dotación de plantillas. A fin de disponer de la necesaria dotación presupuestaria este objetivo se irá alcanzando progresivamente comenzando por las titulaciones más alejadas de la media de rendimiento académico de la universidad.

2. Rebajar el número de alumnos por grupo teórico: 75 en primer ciclo y 35 en segundo ciclo. En los grupos prácticos la reducción deberá efectuarse según el grado de experimentalidad. En esta dirección, deben habilitarse aulas que permitan un trabajo más participativo, algo prácticamente imposible en los espacios físicos actuales, concebidos para clases magistrales.

3. Incrementar el gasto directamente relacionado con la calidad de la docencia: bibliotecas, aulas informáticas, laboratorios...

4. Mejora de las bibliotecas y creación de nuevas estructuras para el aprendizaje: ampliación de los espacios comunes para trabajos en grupos; orientación de la política bibliotecaria de acuerdo con los modelos internacionales recomendados para los horarios de salas, puestos de lectura, etcétera; nueva política de adquisiciones que contemple las necesidades de los estudiantes, especialmente en materia de manuales; formación de los estudiantes en el marco de las bibliotecas digitales y en el manejo de las bases de datos de la Red.

5. Creación de grupos de apoyo («grupos cero») orientados a facilitar la integración de los estudiantes en las carreras universitarias mediante la revisión y reforzamiento de los conocimientos básicos específicos de cada titulación.

6. Apoyo especial a los estudiantes procedentes de otros países para facilitar su integración y rendimiento escolar en la ULE.

7. Desarrollar un nuevo modelo de extensión universitaria generadora de cultura y abierta a la comunidad que incluya las iniciativas y la participación de los alumnos, como, por ejemplo, la edición de periódicos y otras actividades que puedan ser gestionadas por los propios estudiantes.

8. Estudio en las titulaciones que lo demanden de la matrícula cuatrimestral.

9. Revisar el modelo de Cursos de Verano, desarrollando escuelas de verano para jóvenes investigadores, cursos de formación y reciclaje y actividades de difusión cultural.

10. Crear talleres de escritura para mejorar la expresión escrita de los estudiantes, así como su creatividad. Para ello podría contarse con los recursos propios de la universidad.

11. Impulsar programas y cursos sobre técnicas de expresión oral y oratoria.

12. Fomentar la realización de cursos y seminarios sobre cómo afrontar las situaciones de estrés ante los exámenes.

13. Confeccionar y distribuir un "Libro del Estudiante", en soporte CD o DVD, que sirva para apoyar el proceso de aprendizaje de los estudiantes a través de cursos y materiales de técnicas de estudio.

14. Programar cursos de armonización de conocimientos para materias con especial dificultad dirigidos, especialmente, a los estudiantes de primer curso.

15. Abrir un proceso que conduzca a ampliar los ámbitos de corresponsabilización de los estudiantes, así como a desarrollar aquellos aspectos de formación y ocio que quisieran poner en marcha dentro de la universidad y que hoy no son posibles.

16. Profundizar en la evaluación del profesorado a través de las encuestas, hacer públicos los resultados a la comunidad universitaria, y definir un procedimiento que garantice la eliminación de las carencias y problemas reflejados

17. Enfocar las distintas asignaturas a las exigencias del mundo laboral a través de una actualización continua de los temarios.

18. Aumentar notablemente el convenio de movilidad internacional tanto con universidades como con empresas.

19. Crear un Secretariado que se encargue de la movilidad de estudiantes entre universidades nacionales e internacionales.

20. Incrementar y mejorar el material necesario para la realización de la parte práctica de las asignaturas.

21. Crear un premio anual de reconocimiento al trabajo del estudiante, valorando el rendimiento académico y la labor desatacada en otras actividades (participación en la vida universitaria, representación, compromiso social, etc).


Propiciar la motivación al estudiante en su vida universitaria

1. Establecer un sistema eficaz de tutorías personalizadas y tutorías de docencia, facilitando las posibilidades que otorgan las nuevas tecnologías.

2. Creación del Observatorio del Estudiante con objeto de dotar al alumnado de un instrumento de análisis y propuesta de la misión, de las funciones, y de las preocupaciones de los estudiantes en el siglo XXI.

3. Reclamar al nuevo Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología la revisión de los criterios de cálculo de las asignaciones de las becas y ayudas, para adaptarlas al coste real de la vida.

4. Organizar en los dos campus coloquios, debates y mesas redondas, abiertas a la sociedad, que favorezcan el análisis y conocimiento de temas relacionados con el arte, la cultura y los temas científicos y sociales de actualidad.

5. Desarrollo de nuevas aplicaciones de la «tarjeta inteligente» universitaria.

6. Creación de aulas culturales de teatro, cine, literatura, etc., para los estudiantes.

7. Ofertar cursos de aplicaciones informáticas en las “aulas con informática” que dispondrán de unos horarios amplios para permitir su adecuada utilización.

8. Implantar en los centros un programa de apoyo a los alumnos de primeros cursos por parte de los alumnos de cursos superiores.

9. Establecer mecanismos para orientar y asesorar a los estudiantes en problemas jurídicos surgidos en su vida personal y universitaria.

10. Participación de los estudiantes en un boletín digital y estudio de un proyecto para otras ediciones, una radio universitaria y la producción de programas audiovisuales.

11. Facilitar a los alumnos discapacitados todos los medios que precisen (materiales, fondos bibliográficos, medios informáticos, prácticas de asignaturas) para poder desarrollar con normalidad su actividad académica. Se contactará con las distintas organizaciones de discapacitados para que señalen los medios específicos que necesita cada colectivo.


Incentivar una formación integral

1. Potenciar la formación humanística de los universitarios de Castilla y León para enseñarles a “aprender a ser” y “aprender a convivir” como dos de los objetivos básicos de su educación integral, mediante una oferta atractiva de cursos, seminarios y jornadas.

2. Generalizar el uso de las tecnologías de la información y de la comunicación al servicio de los estudiantes y su formación.

3. Mejorar los servicios de información a los estudiantes acerca del funcionamiento de los órganos de gobierno universitario para fomentar su participación, así como en todos los aspectos de la vida universitaria.

4. Establecer acciones conducentes a que los estudiantes de nuevo ingreso dominen una lengua extranjera al finalizar sus estudios, para lo que se crearán ayudas para facilitar el estudio de una segunda lengua.

5. Mejorar los servicios de información, orientación docente y asesorías, coordinando las iniciativas institucionales con las promovidas de forma autónoma por los estudiantes.

6. Promover la edición de un boletín mensual de información dirigido a los estudiantes con su colaboración.

7. Desarrollar un plan piloto para la evaluación y mejora de las competencias profesionales de los estudiantes


Apoyar la movilidad de los estudiantes

1. Incremento presupuestario y de organización significativo con objeto de conseguir que entre el 40 y el 60 % de estudiantes universitarios puedan participar en los programas Erasmus.

2. Establecer convenios con Universidades europeas de prestigio a fin de que los estudiantes puedan obtener, mediante el reconocimiento mutuo de estudios y tras un período de estancia en una de estas Universidades europeas, el doble título por la ULE y por la Universidad correspondiente.

3. Apoyar la participación de los estudiantes en dichos programas para la obtención de la doble titulación, a fin de que el nivel de renta no sea un obstáculo para disfrutar de esta opción.

4. Perfeccionar la movilidad internacional de los estudiantes, tanto en el flujo de salida como en el de recepción, a través de los distintos programas de movilidad y, muy en especial, en Programa SÓCRATES/ERASMUS.

5. Promover, asimismo, la movilidad nacional dentro del Programa SICUE/SÉNECA.
6. Desarrollar las prácticas en empresas extranjeras a través del programa Leonardo.

7. Desarrollo de acuerdos para la instauración progresiva de un «espacio para la libre circulación» de los estudiantes entre las universidades españolas.

8. Ofertar cursos intensivos de español a los alumnos extranjeros que procedan de programas de intercambio y estén matriculados en nuestra Universidad (Programa Leongua).


Inserción laboral de los alumnos

1. Impulsar la impartición de cursos para la formación de nuevos empresarios.

2. Propiciar un mayor número de prácticas en empresa (y de alternancia), garantizando un correcto sistema de supervisión a través de tutores

3. Revisar los procesos de inserción laboral desarrollados por la Fundación General de la Universidad al objeto de que se incremente notablemente y en las mejores condiciones posibles para los alumnos, adecuando la oferta a los periodos de finalización de las titulaciones

4. Condicionar a las empresas que trabajan en los ámbitos de la ULE a aceptar estudiantes en prácticas.

5. Incrementar las oportunidades de encuentros entre empresas y alumnos

6. Fomentar las becas de colaboración encaminadas a la incorporación del estudiante en el mundo laboral

7. Actualizar y potenciar de las bolsas de empleo de la Universidad

8. Crear un Portal del Empleo y otro de Prácticas, donde se pongan a disposición de estudiantes y egresados ofertas de trabajo y de prácticas en empresas y donde se incluya un observatorio permanente para analizar la situación laboral de los egresados de nuestra Universidad.

9. Desarrollar aplicaciones informáticas para facilitar a los Centros el proceso de incorporación de las prácticas al expediente académico y al Suplemento Europeo al Título.

10. Potenciar las oficinas o centros de promoción e información de empleo en los campus como instrumento eficaz que ayude a los estudiantes en la búsqueda de un puesto de trabajo, que ofrezcan cursos de formación para el empleo y dispongan de información sobre ofertas de trabajo.

11. Efectuar un seguimiento de la evolución de la demanda de estudios y de los perfiles de las ofertas de trabajo.

12. Suscribir convenios específicos con empresas, asociaciones empresariales y Cámaras de Comercio que permitan ampliar el catálogo de empresas colaboradoras en la formación práctica de los estudiantes y en los programas de los centros.

13. Establecer un programa de prácticas para alumnos titulados mediante la firma de convenios con entidades públicas y privadas, con especial significación en los master y cursos de postgrado organizados por la Universidad.

14. Ampliar los servicios de información a empresas acerca de las posibilidades profesionales de nuestros titulados.

15. Revisar el prácticum de nuestras titulaciones y garantizar la idoneidad de los centros en los que se desarrolla, teniendo en cuenta las evaluaciones hechas por los alumnos.

16. Desarrollar y fomentar el espíritu emprendedor de los alumnos mediante enseñanzas de carácter voluntario y el impulso de semilleros de empresas y centros de promoción de proyectos y experiencias empresariales.

17. Estimular la participación de los estudiantes en las convocatorias de proyectos de creación de empresas.

18. Ayudas a los centros para incluir planes de orientación profesional y de inserción laboral en sus titulaciones.

19. Reconocer institucionalmente la labor de las empresas que cooperan en los programas de prácticas en empresas.

20. Programa de prácticas en empresas o instituciones que efectivamente supongan una mejora de la formación. Para ello, se incentivará a los tutores de dichos programas para que realicen una tutela y seguimiento efectivos y se establecerán convenios con instituciones extranjeras para ampliar al exterior esas prácticas.

21. Establecer vínculos entre la Universidad y sus antiguos alumnos por medio de la creación de la “Asociación de Antiguos Alumnos de la ULE”, para su seguimiento temporal, información y estadística de su aceptación en el mercado laboral.


Apoyar la política de becas con programas específicos de la Universidad

1. Negociar con la Junta de Castilla y León programas de ayudas para captar estudiantes de otras comunidades autónomas, de becas para movilidad interprovincial en Castilla y León, y de becas para castellano y leoneses o descendientes de ellos residentes fuera de España.

2. Negociar con la Junta de Castilla y León la mejora de las ayudas para impulsar la movilidad internacional.

3. Negociar con la Junta de Castilla y León un programa de ayudas para la adquisición y renovación de material informático.

4. Compromiso de alcanzar la plena transparencia dándole la máxima publicidad a la concesión de las ayudas a estudiantes, garantizando la igualdad de derechos y la máxima información de los criterios adoptados para concederlas.

5. Impulsar un plan de atracción de los mejores estudiantes leoneses a nuestra universidad a través de becas a los mejores expedientes de bachillerato, dando prioridad en igualdad de condiciones a los que dispongan de menos recursos económicos.

6. Concesión de becas para los «estudiantes de apoyo» que dediquen su tiempo a ayudar a otros compañeros.

7. Plan de ayudas y becas para estudios de postgrado a los mejores expedientes.

8. Estudio para ofrecer a los estudiantes en condiciones favorables, como en algunas otras universidades, seguros frente a accidentes, fallecimiento de los padres o pérdida de clases durante periodos prolongados.


Adaptación al proceso de Espacio Europeo de Educación Superior

1. Explicar e implicar a los estudiantes y a los centros en la renovación de la metodología docente, potenciando debates, experiencias y acciones con un plan de tutoría personalizada.

2. Organizar sesiones de información a los estudiantes, en particular, sobre los aspectos de homologación de los títulos actuales.

3. Desarrollar mecanismos favorecedores de la transición de los estudiantes desde los Grados a los nuevos Postgrados.

4. Propiciar garantías de equiparación plena de los actuales títulos en la nueva configuración del Espacio Europeo.

5. Defender, a nivel nacional, criterios de homologación de títulos actuales, y facilitar esta homologación en la Universidad.

6. Desarrollar de los nuevos sistemas didácticos y pedagógicos de transmisión de las enseñanzas, con el punto de vista puesto en el estudiante, previstos en el Espacio Europeo de Educación Superior.

7. Organizar sesiones de información a los orientadores de los centros de educación secundaria.


Fomentar la utilización de las Tecnologías de la Información y de las Comunicaciones

1. Construir en todos los Centros “aulas con informática” conectadas sin cables a Internet que puedan ser accesibles desde cualquier lugar de los Campus.

2. Desarrollar plataformas informáticas para la realización eficaz de tutorías de profesores y consultas al profesorado a través de la red, y para la actualización de los contenidos de los programas de las asignaturas.

3. Fomentar el software libre mediante el desarrollo de una distribución propia a través del Proyecto “Leonux” basado en el desarrollo de “metadistros” de Hispalinux desarrollado por estudiantes de la ULE.

4. Dotar de dirección de correo electrónico para cada estudiante que será almacenada de manera automática en el expediente académico, lo que permitirá la creación de una listas de correo (listas de distribución) por cada asignatura y la comunicación segura del profesor con sus alumnos (tutorías virtuales, programación, materiales, calificaciones). Además, también se asignará un espacio web para la página personal de cualquier estudiante que lo desee.

5. Facilitar el acceso a través de Internet a procesos de gestión relacionados con los estudiantes (reserva de instalaciones deportivas, matriculación on-line, obtención de certificados, reserva de puestos en salas de libre acceso, anulación/adelanto de convocatorias, consulta de notas, solicitud de tarjeta deportiva, etc.).

6. Potenciar el acceso a través de Internet a material docente por mediación de los portales de asignatura que se mencionan en el siguiente apartado.

7. Implantar un sistema informático que permita la automatrícula de los estudiantes así como la gestión de datos por los centros.

8. Promover acciones para facilitar a los estudiantes la compra de equipos informáticos, mediante préstamos sin intereses en el periodo de su estancia en la universidad.

9. Implantar un sistema de mercado on-line para artículos de segunda mano relacionados con la actividad universitaria (libros, ordenadores, etc.).

10. Habilitación de un espacio web, también gestionado por el Consejo de Alumnos, donde se recoja información útil (mucha de ella no sólo para los estudiantes sino para el resto de la comunidad universitaria) relativa a los distintos servicios a que tienen acceso o actividades programadas de cualquier tipo.

11. Elaborar una página web y un boletín informativo periódico que recoja las actividades de la “Casa del Estudiante”, la programación de las actividades culturales, deportivas y recreativas de los dos campus, la oferta de cursos de postgrado, master, cursos y seminarios de la ULE, y cualquier otro tipo de actividad y actuación de interés general para los alumnos.

12. Diseñar sistemas de acceso a la información académica (consulta de notas, expedientes) a través de telefonía móvil y mensajes SMS.

13. Reforzar las medidas de seguridad y confidencialidad en la consulta en red de expedientes y calificaciones.

14. Facilitar a los alumnos los mecanismos oportunos para el acceso, a través del Catoute de la Biblioteca de la ULE, a las bases de datos tanto de temas sociales y jurídicos como de todo de las revistas científicas de acceso digital de la Biblioteca.


Impulsar la participación de los estudiantes

1. Compromiso de presentar en un plazo máximo de cinco meses una batería de actuaciones concretas consensuadas con los representantes estudiantiles orientadas a fomentar la presencia y la participación de los estudiantes en la gestión y en la organización de actividades universitarias de todo tipo.

2. Fomentar la participación de los estudiantes en los órganos de representación y gobierno de la Universidad, haciendo que sus sesiones sean compatibles con sus horarios y épocas de exámenes.

3. Definir los modelos de participación de estudiantes que mejor se adapten a las condiciones actuales de la Universidad

4. Establecer la disposición y autogestión de un presupuesto independiente para la JEULE y las delegaciones de alumnos

5. Reconvertir la planta baja del Edificio de Servicios del Campus de Vegazana al objeto de habilitar una sala de reuniones para representantes de estudiantes y una sala multiusos para el alumnado

6. Impulsar el desarrollo de cursos y seminarios de formación dirigidos a los representantes estudiantiles sobre la problemática de representación universitaria.

7. Facilitar la sustitución de los representantes de alumnos en los órganos de gobierno por finalización de carrera

8. Facilitar la presencia de representantes de alumnos en las revisiones de exámenes en calidad de testigos cuando así sea solicitado.

9. Reformar la normativa de concesión de créditos de LEC por representación estudiantil y para las carreras no estructuradas en créditos un sistema alternativo

10. Garantizar que la persona que sea Presidente de JEULE a su vez sea miembro del Consejo de Gobierno y si esté ya fuera que esté incluido otro miembro del C.A.

11. Apoyar la revisión de la LOU al objeto de aumentar la cuota de participación de los representantes en todos los órganos de gobierno.

12. Dotar a todas las Delegaciones de Alumnos tanto de una ubicación física dentro de las diferentes escuelas o facultades, para su uso exclusivo, así como dotarlas de todos los medios y recursos tecnológicos necesarios para que ejerzan su labor.

13. Incrementar los fondos de las delegaciones de estudiantes, central y de los campus, para mejorar su autonomía y permitir la consolidación de sus actividades.

14. Habilitar al Defensor Universitario para que pueda nombrar un estudiante adjunto con el que trabajar en temas específicos relacionados con los estudiantes.

15. Facultar y mejorar los canales de organización y expresión estudiantil en el marco de las peculiaridades de los centros, aportando los mecanismos de coordinación en el conjunto de la Universidad.


Impulsar la mejora de las infraestructuras y los servicios a estudiantes

1. Desarrollar la mejora de los servicios a los estudiantes.

2. Ampliar y acondicionar la red de salas de estudio y la red de salas con informática ampliando su horario, impulsando actuaciones que fomenten su uso y acciones de mecenazgo.

3. Obtener el compromiso institucional para la consecución de: carril bici; semáforo y paso elevado para ESTIA; rebaja en el precio de las tarifas de los autobuses para los estudiantes en cualquier recorrido; instalación de una parada del autobús interurbano en el Campus de Ponferrada; adecuación de los aparcamientos a la realidad de los desplazamientos; colocación de aparcamientos para bicicletas cubierta y con facilidades de seguridad; mejora de la iluminación; reducción de cualquier tipo de barrera arquitectónica para minusválidos; adecuación de los equipamientos de los laboratorios, creación de un arboreto en Ponferrada y disponibilidad de servicio de guardería, en los dos campus, para el uso de alumnos con cargas familiares.

4. Estudiar las necesidades de los dos campus, en relación con los comedores universitarios y planificar actuaciones de mejora.

5. Construir una residencia de estudiantes en el Campus de Ponferrada.

6. Estudiar la posibilidad de ofertar actividades culturales de fin de semana, noche, en las que se puede incluir: teatro, cine, talleres de fotografía, idiomas, técnicas de estudio,…

7. Impulsar un plan de Alojamiento Universitario, destinado a proporcionar información a los estudiantes y a cualquier persona que se desplace a la ULE sobre la oferta existente de alojamientos y sus particularidades en las ciudades de los diferentes campus, tanto de viviendas como de Colegios Mayores y Residencias Universitarias. En el caso de las primeras, este Plan se ocupará previamente de recoger información in situ sobre las condiciones de habitabilidad. También se proporcionará información relativa a Viviendas Intergeneracionales.

8. Desarrollar un plan de Asistencia Social, como apoyo a las situaciones imprevistas que se encuentren los estudiantes y que precisen de actuaciones urgentes, para lo que se reservarán algunas partidas económicas dentro del Plan de Acción Social. Propiciar Asistencia psicológica, que ayude al alumno a la superación de trastornos que dificulten su integración y desarrollo en la vida universitaria.

9. Para desarrollar la sensibilidad respecto de las cuestiones medioambientales se creará una Oficina Verde de la Universidad.


Fomentar el Asociacionismo

1. Diseñar un plan general de asociacionismo, apoyando y coordinando las iniciativas de los centros, analizando y adecuando los espacios y equipamiento destinados a las asociaciones.

2. Promover la participación de asociaciones en redes con otras universidades e instituciones.

3. Facilitar ayudas para la participación de nuestros estudiantes en organismos y reuniones nacionales y promoción de la ULE como lugar para tales encuentros.

4. Fomentar y apoyar la organización y actividades de las asociaciones de antiguos alumnos.


Establecer una política de captación de estudiantes

1. Promover un Observatorio de la transición entre la enseñanza secundaria y la Universidad que sirva para elaborar recomendaciones generales y específicas a partir de los resultados académicos obtenidos por los estudiantes, estableciendo foros temáticos para facilitar este proceso.

2. Hacer un análisis de las necesidades de formación de los estudiantes de secundaria previo al inicio de los estudios universitarios y valorar la implantación de cursos previos

3. Promover la formación de comisiones en los centros que evaluen las necesidades de cursos cero en determinadas asignaturas

4. Articular y facilitar la gestión de los procedimientos de ingreso en la ULE, compendiando las normativas reguladoras de los procedimientos de acceso (pruebas de acceso universitario, titulados, traslados, convalidación parcial de estudios extranjeros, intercambios)

5. Crear ayudas para incentivar el rendimiento académico en los centros de Secundaria, que permitan la incorporación de estudiantes de excelencia a la ULE.

6. Potenciar la colaboración con los centros de enseñanza secundaria, con su profesorado y, particularmente, con sus departamentos de orientación.

7. Organizar actividades de orientación para los estudiantes de educación secundaria, informando de los servicios de alojamiento. En particular, retomar la organización de visitas de estudiantes de Educación Secundaria a los centros universitarios.

8. Establecer la organización de “cursos cero” para los alumnos de nuevo ingreso, para facilitar la introducción en la titulación, y ofrecer información transversal (instalaciones, bibliotecas, salas de estudio, salas de informática, asociaciones, delegaciones de estudiantes, etc).

9. Establecer las Jornadas de Puertas Abiertas "Conoce la ULE", dirigidas a los futuros estudiantes (visitas guiadas, exposiciones, talleres, etc.).

10. Realización de exposiciones, talleres y charlas cientifico-técnicas divulgativas para acercar los diversos saberes cultivados por la Universidad a los estudiantes de Secundaria.

11. Potenciar y mejorar, en colaboración con las Facultades y Escuelas, las Jornadas de Recepción de los alumnos de nuevo ingreso.

12. Desarrollar un sistema de comunicación virtual entre los Centros de Enseñanza Secundaria y la Universidad (titulaciones, notas de corte, etc.).

13. Potenciar el portal institucional como elemento de información para los estudiantes de Secundaria, a fin de que encuentren información directa sobre los servicios que ofrece la Universidad.

14. Ampliación del correo electrónico, con su inclusión en listas de distribución, para los estudiantes de Secundaria de los dos últimos años.

15. Participación de la Universidad en eventos y foros nacionales e internacionales relacionados con la promoción de los estudiantes universitarios.

16. Diseñar planes de captación de estudiantes extranjeros y de otras comunidades autónomas. En particular, negociar con la Junta de Castilla y León facilidades económicas para estudiantes de expedientes excelentes de otras comunidades autónomas.

17. Impulsar una nueva figura del estudiante visitante que pueda cursar materias aisladas, sin conducir a la obtención de un título.

18. Establecer un programa de competiciones deportivas de los Centros de Enseñanza Secundaria en las instalaciones de la ULE.

19. Utilizar partidas incluidas en el compromiso solidario del 0,7% para facilitar la incorporación de estudiantes procedentes de países iberoamericanos.
Siguiente · 1 · 2 · 3 · 4 · 5 · 6 · 7 · 8 · 9 · 10 · 11
········
ENRIQUE LÓPEZ • ELECCIONES RECTOR 2004 · tel 987 29 1742 · fax 987 29 1742
launiversidadnecesaria