PROGRAMA launiversidadnecesaria
ENRIQUE LÓPEZ • ELECCIONES RECTOR 2004
Primera
Noticias
Agenda
Prensa
Enrique López
Equipo
Ideas Fuerza
Programa
Somos ULE
Bitácora

PROGRAMA
Índice completo
Los protagonistas
PAS
Personal de Administración y Servicios
Participación en la gestión
Retribuciones
Consolidación del empleo
Negociación y búsqueda de consensos
Carrera Profesional, movilidad y promoción
Relaciones puestos de trabajo (RPT)
Funcionarización
Función directiva universitaria
Formación profesional permanente
Acciones instrumentales (54)
1 Programas de mejora de la gestión (10)
2 Incentivos (15)
3 Política de Personal (11)
4 Diseño curricular para su formación (7)
5 Formación, motivación y calidad (11)


Personal de administración y servicios


La Universidad de León cuenta con un Personal de Administración y Servicios que ha demostrado su responsabilidad con los fines básicos universitarios, su motivación para conseguir una mejora continua de la gestión, y su compromiso con los objetivos estratégicos que ésta ha ido estableciendo a lo largo de su historia. Sin su apoyo decidido a los fines que persigue la Universidad será imposible alcanzarlos con un mínimo de eficacia y eficiencia.

Las personas que forman la plantilla del PAS son los gestores de recursos indispensables para el funcionamiento de la Universidad. La ULE necesita una administración profesional, eficaz, eficiente, e ilusionada. Un nuevo proyecto de universidad no puede prosperar sin un PAS capaz de llevar a cabo los retos que nos proponemos y conseguir una gestión de calidad. Para ello, es imprescindible valorar y dignificar la labor del personal de administración y servicios que, aunque todos sabemos que es importante, pocos lo reconocen suficientemente.

Nuestra Universidad debe convertirse en una institución moderna y competitiva, acorde con las nuevas demandas que plantea la sociedad actual y teniendo presente la necesaria adaptación al nuevo escenario europeo de la educación superior. Por ello, debemos contar con un personal de administración y servicios altamente cualificado y profesionalizado, dotado de todos los medios necesarios para cumplir los objetivos, que rompa con esa imagen anquilosada de la universidad y convierta su tarea en un proyecto común y de mejora de nuestra Universidad como servicio público.

La transformación es necesaria, lo que nos obliga a incentivar y motivar, hay que cambiar para poder construir una universidad mejor. Para nosotros, las personas son el aspecto central para iniciar un proyecto de renovación, y nuestro compromiso, en este sentido, es desarrollar una política basada en el diálogo y la comunicación, la transparencia y la participación.

El capital humano existe, ahora debemos implicarlo e ilusionarlo en un auténtico proyecto colectivo de transformación, lo cual no es nada fácil de llevar a cabo, pero es uno de los retos principales de esta candidatura.

En el marco de los cambios que están experimentando las Universidades y de sus nuevas estructuras y regulaciones, se abren para el PAS nuevas tareas, nuevas funciones y posibilidades organizativas para adaptarse a los nuevos escenarios y para ganar en eficiencia en la prestación de los servicios. Todo ello puede suponer nuevas exigencias pero también, y sobre todo, nuevas oportunidades y motivaciones que habrá que saber aprovechar. La prestación del servicio universitario en las mejores condiciones es la responsabilidad que todos compartimos y constituye, sin duda, el deseo de la gran mayoría del PAS que trabaja de modo generoso, esforzado y eficaz en las tareas que tiene encomendadas.

Potenciar y aprovechar la capacidad de actuación del PAS de la ULE en todos los ámbitos profesionales desde el rigor, la crítica constructiva, la creatividad y la innovación, debe ser una de las líneas de acción del gobierno de la ULE. Por ello, es esencial recoger la experiencia del PAS y atender sus sugerencias, en el diseño de unas nuevas líneas de actuación en la gestión y organización universitarias.

El PAS constituye un colectivo muy complejo, tanto por las funciones que ha de desarrollar, como por las diferencias existentes en lo que se refiere a su situación administrativa. Este colectivo incluye personas que tienen a su cargo tareas muy diferentes: tareas administrativas y de gestión, tareas de servicios, tareas técnicas muy especializadas dentro de los servicios generales, tareas de apoyo a la docencia e investigación y otras más específicas que han ido surgiendo de la actividad universitaria. Además, su vinculación a la Universidad es muy diversa, teniendo en cuenta que hay dos grandes colectivos en función al régimen jurídico al que están sometidos: los funcionarios, que una gran parte son de la propia Universidad, otros lo son de la Administración (General) o de (Escalas Especiales), como Archivos y Bibliotecas, y el personal laboral, clasificados en cuatro grupos laborales, pudiendo darse situaciones temporales o de interinidad.

Esta complejidad, que es consecuencia de la dimensión y el crecimiento de las actividades de la ULE, incide de distinta forma en todas las áreas y habrá de ser tenida en cuenta a la hora de diseñar políticas específicas. En suma, hemos de ser conscientes de la importancia, cada vez mayor, que tiene el PAS en la vida universitaria. Y de que no será posible una Universidad de calidad sin el apoyo que el PAS da a la docencia, a la investigación y a la gestión de éstas. Por eso, queremos incorporar en nuestro programa las ideas básicas de formación, profesionalidad, participación y transparencia a través de actuaciones como las que comentamos a continuación.


Participación en la gestión

Se promoverá la constitución de grupos de análisis y mejora para cambiar los procedimientos administrativos y de gestión o funcionamiento en los que participen miembros de todas las categorías del PAS. Es necesario conocer la opinión y la aportación de ideas nuevas de los profesionales, para conseguir la mayor eficiencia y calidad en los servicios, pues creemos que la experiencia adquirida por las personas que desarrollan sus funciones en Centros, Departamentos y servicios es un valor añadido que debe aprovecharse.

La puesta en marcha de una Reflexión Estratégica de la Universidad así como de sus Cartas de Servicios, requerirá la participación de todos los universitarios, aunque supondrá especialmente la incorporación del personal responsable de la gestión y la administración universitaria.

Además, la participación del PAS en contratos suscritos al amparo del artículo 83 de la LOU, hace necesaria la elaboración de una Normativa para la adecuada participación de este personal en los proyectos de investigación de estas particulares características.


Retribuciones

Esta candidatura negociará con los representantes de los trabajadores la reforma del actual complemento de productividad para el PAS de la ULE, en el que, sin renunciar a la cantidad que se cobra actualmente, se aumente en función de objetivos previamente acordados. Seremos especialmente reivindicativos ante la Junta de Castilla y León, exigiendo tanto un tratamiento retributivo más acorde con el del resto de las Administraciones Públicas, como una financiación específica. En fin, el logro de un complemento autonómico, en analogía con el del profesorado: será un objetivo a corto plazo para esta candidatura.


Consolidación del empleo

Nos comprometemos, a corto plazo, a reducir el grado de temporalidad en el empleo de la ULE. Para ello se pondrá en marcha un Programa Propio, similar al Programa Cantera para el PDI, que presentaremos a la Mesa Negociadora para su debate, comprometiéndonos todos, Centrales sindicales y comunidad universitaria, con el éxito del proceso. En este documento se establecerán las líneas básicas de las actuaciones en esta materia, calendario de aplicación, características de las pruebas, valoración de los méritos y compatibilización de éstos con los principios de igualdad, mérito y capacidad, así como los principios normativos que garanticen la legalidad de todos y cada uno de los procedimientos selectivos a convocar, adecuando las plantillas a las necesidades reales necesarias para una docencia e investigación de calidad, así como unos servicios generales que estén al nivel de los más avanzados.

La ULE no debe ser ejemplo de precariedad en el empleo, muy al contrario, nos comprometemos en el primer año de mandato a que todos los procesos selectivos necesarios se pongan en marcha para que las plantillas del PAS –laboral y funcionario- se pongan en marcha para acabar con situaciones como las que se han vivido recientemente y las que, de nuevo, se están reproduciendo.


Negociación y búsqueda de consensos

Negociaremos con los representantes de los trabajadores, el Comité de Empresa, la Junta de Personal de Administración y Servicios y la Mesa Negociadora de la ULE, un Acuerdo Marco para la homologación de las condiciones de trabajo, plantilla y retribuciones del PAS de la Universidad. Y ello, teniendo como objetivo el aumento de la plantilla, la mejora de la calidad de los servicios, las relaciones con los agentes sociales, horarios, vacaciones, permisos y licencias, carrera profesional, movilidad y promoción, funcionarización, consolidación del empleo, acción social, salud laboral, etc.

Por otro lado, desde esta candidatura se procurará que los órganos de representación y de negociación del PAS y las Centrales Sindicales queden sólidamente institucionalizados, y sean el contexto adecuado para el diálogo y la negociación a la hora de definir políticas organizativas y de recursos humanos. En este marco de relación se regulará, igualmente, la contribución económica de la ULE a las actividades que las Centrales Sindicales desarrollen o propicien en este ámbito.


Carrera profesional, movilidad y promoción

En relación con los aspectos de definición de carrera profesional, movilidad y promoción, nuestra candidatura apuesta por las siguientes actuaciones:

A) En cuanto a la provisión y selección en los puestos de trabajo, cabe señalar que en una primera fase del mandato, a muy corto plazo, se buscará encauzar desde un punto de vista normativo la provisión de puestos de trabajo, creando un Reglamento propio de provisión de puestos de trabajo, donde tengan cabida la necesaria flexibilidad en los procesos y los irrenunciables principios de igualdad, mérito, capacidad y publicidad. También se determinarán en la Relación de Puestos de Trabajo los puestos que tengan carácter directivo y pre-directivo, así como las condiciones para su desempeño.

B) Respecto a la movilidad funcional, como es sabido, algunos de los puestos de trabajo que se definan vacantes o de nueva creación, de carácter directivo o predirectivo, conllevarán necesariamente la movilidad funcional en el período de tiempo que se determine. No obstante, en la medida de las posibilidades de nuestra organización, y previo al estudio de necesidades correspondiente, se propiciará la movilidad funcional, preferentemente, en los puestos de trabajo dentro de una misma Área organizativa, sin descartar otras opciones entre distintas Áreas. Por su parte, cabe señalar que la movilidad de los recursos humanos entre las distintas administraciones públicas es un principio básico en la función pública española y va teniendo un eco, cada vez mayor, entre los empleados públicos. La ULE suscribirá los instrumentos jurídicos correspondientes para propiciar la movilidad de su personal funcionario y laboral con la Administración Autonómica y General del Estado.

C) En relación con la debida promoción profesional, desde esta candidatura se planteará este capítulo de la vida profesional del PAS desde tres puntos de vista:
a. Desde el acceso a los programas de promoción del personal de otras administraciones públicas, consecuencia de los convenios de movilidad suscritos.
b. Desde la concreción de un programa propio de promoción para el PAS, que facilite la creación de la función directiva y pre-directiva en la misma, y simplifique las estructuras de los grupos y escalas en la ULE.
c. Desde el impulso a la promoción profesional horizontal dentro de un mismo grupo, a través de programas específicos de formación y pruebas de aptitud.


Relaciones de Puestos de Trabajo (RPT)

La Relación de Puestos de Trabajo es el instrumento básico para el desarrollo de políticas de personal correctas que se cumplirán en los siguientes términos y que cumpliremos escrupulosamente: revisión y, en su caso, reforma anual; participación directa de todos y cada uno de los trabajadores y estructura racional adecuada a las nuevas funcionalidades derivadas del programa.


Funcionarización

La puesta en marcha de un proceso de funcionarización generalizada es una opción que debe ser negociada y asumida con los órganos de representación del personal y la Mesa Negociadora de la Universidad. Supondrá la generalización del modelo estatutario para el PAS de la ULE y, por tanto, la creación de nuevas escalas y funciones dentro de los grupos de clasificación.

La opción por este modelo conllevará su aplicación en fases sucesivas, iniciándose de forma prioritaria con los puestos de trabajo dotados de un contenido administrativo más evidente. No obstante, los procesos de funcionarización que se negocien tendrán carácter voluntario y no supondrán menoscabo alguno en los derechos profesionales de quienes, finalmente, decidan no optar por esta vía.


Función directiva universitaria

El constante crecimiento y la complejidad y diversidad cada vez mayores de la gestión universitaria plantean la necesidad de diseñar a corto plazo una formación específica y permanente, que capacite al PAS de la Universidad para el desempeño de funciones directivas universitarias.

La creación de la función directiva facilitará que las tareas de dirección de las diferentes Áreas y Servicios sean desempeñadas por el personal de administración y servicios, consolidando unas estructuras estables de soporte administrativo, además de servir de incentivo tanto para la promoción como para la movilidad funcional.


Formación profesional permanente

La formación de los gestores administrativos debe ser entendida como un derecho de los trabajadores y un medio imprescindible de la ULE para incrementar permanentemente la calidad del servicio que se presta. Debe servir, en consecuencia, a ambos: al trabajador, aumentando su cualificación profesional, y a la Universidad, mejorando sus prestaciones.

En este sentido, la formación en la cultura de la excelencia y una mejora continua, serán los objetivos comunes que impregnen nuestros Planes de Formación Anuales al objeto de conseguir que hacer las cosas bien y a la primera sean el modo normal de actuación, en cualquiera de los ámbitos de la gestión universitaria, por los profesionales que conforman el personal de administración y servicios de la ULE. Además, se precisa poner en marcha algún tipo de estructura organizativa que pueda constituirse a medio plazo en un Instituto de Formación para la Administración y los Servicios Universitarios, dotándolo de medios suficientes para que sea una sede social para el personal de la ULE con una estructura estable y adecuada, en lo que a recursos humanos se refiere y disponer de Aulas específicas para la formación del PAS, dotadas de los puestos informáticos y demás medios que se precisen

A su vez, se elaborará un Programa de Modernización y Mejora de la Estructura Profesional de la Plantilla de Personal de Administración y Servicios de la ULE, donde se respetará la estructura piramidal básica que debe presidir cualquier organización administrativa moderna y en el que también se determinarán las necesidades de puestos de mayor cualificación en la totalidad de la Unidades, Servicios y Áreas de la ULE. Este programa se desarrollará durante los próximos cuatro años y se estructurará en tres subprogramas:

Subprograma de dotación de puestos.
Subprograma de adquisición de conocimientos y habilidades específicas de los puestos de trabajo.
Subprograma de mejora de capacidades transversales: informática, idiomas y actitudes de trabajo en grupo.


Acciones instrumentales

inalmente, a modo de resumen, como política
de Personal de Administración y Servicio,
nos comprometemos a materializar las
siguientes acciones instrumentales:


Programas de mejora en la gestión

1. Elaborar una Reflexión Estratégica que pueda servir de base para un Plan Director de Mejora de la Gestión, donde se contemplen políticas de reconocimiento al personal de administración y servicios, que favorezcan y motiven su compromiso con la mejora continua y la búsqueda de la excelencia.

2. Proponer a la Junta de Castilla y León, en la negociación del próximo modelo de financiación, la dotación de recursos económicos para apoyar el “Plan Director de Gestión” y la política de incentivos enmarcada dentro del plan de calidad.

3. Fomentar su participación, a todos los niveles, en las decisiones que les afectan, mediante creación de planes de mejora, encuestas de opinión y seguimiento de resultados.

4. Analizar el conjunto de actividades y funciones y elaborar nuevas Relaciones de Puestos de Trabajo de acuerdo con la demanda de nuevas necesidades.

5. Abordar un estudio de cargas de trabajo y competencias actualmente asumidas, así como compromisos futuros de mejora, por las diferentes unidades administrativas, con especial atención a centros y departamentos.

6. Favorecer la distribución de competencias y responsabilidades, mediante delegaciones explícitas, en los diferentes niveles de gestión (unidades, servicios, campus).

7. Implantar progresivamente, en todas las unidades, tanto docentes, de investigación como administrativas de la ULE los compromisos de calidad o Cartas de Servicios, contando con la participación del PAS.

8. Acercar la toma de decisiones al nivel más próximo de responsabilidad.

9. Normalizar e instrumentalizar un clima de diálogo, negociación y participación.

10. Crear grupos de análisis y mejoras para cambios de los procedimientos administrativos y de gestión en el que participarán representantes de todos los grupos y categorías profesionales.


Incentivos

1. Asegurar una oferta pública de empleo que contemple suficiente promoción horizontal y vertical, de tal modo que se facilite la carrera administrativa.

2. Incorporar políticas de reconocimiento basadas en evaluaciones objetivas, consensuadas y externas.

3. Reconocer incentivos para incrementar la calidad y eficiencia de los servicios de forma automática, no siendo necesaria la trasnochada e injusta prueba o examen, sino que a través de una evaluación continua se vayan adquiriendo.

4. Poner los medios para cumplir el acuerdo firmado entre la administración central y las centrales sindicales, en relación al porcentaje que debe representar el personal no fijo de estructura.

5. Negociar incrementos salariales que dignifiquen al empleado público y le compensen de la pérdida de poder adquisitivo experimentada en los últimos años, intentando la equiparación de nuestro personal con el del resto de la Junta de Castilla y León.

6. Establecer negociadamente un complemento de productividad, para fomentar la motivación del personal.

7. Defender un complemento autonómico, en analogía con el profesorado.

8. Diseñar una política de promoción cimentada en los principios de igualdad, mérito y capacidad.

9. Estudiar y abrir un debate en torno a nuevos procedimientos de promoción que garanticen los derechos del trabajador y las necesidades de la universidad.

10. Desarrollar una política de estabilización en el empleo de contratados, interinos y colaboradores sociales, evitando todo tipo de contratación precaria para subsanar la escasez de plantilla. Todo ello sin perjuicio de buscar fórmulas de participación de los alumnos en actividades no asignadas expresamente al personal de la universidad.

11. Confeccionar un Nuevo Reglamento de Promoción y Provisión de Puestos de Trabajo que incluya entre otras cosas: reforma del baremo de concursos potenciando la valoración de la formación y la cualificación profesional; elección de los miembros de los tribunales y de las comisiones de evaluación por sorteo público.

12. Estudiar nuevas fórmulas que incentiven y mejoren las retribuciones salariales y las condiciones de trabajo.

13. Establecer un sistema normalizado y contrastado de evaluación de la gestión y de los servicios universitarios.

14. Análisis de la flexibilidad horaria para fomentar medidas que faciliten una mejor inserción laboral del Personal de Administración y Servicios.

15. Esta candidatura también se compromete a desarrollar, y llevar a buen término, las negociaciones necesarias para implantar en la Universidad un Plan de Pensiones para el conjunto de los trabajadores (PAS y Profesorado)


Política de Personal

1. Desarrollar una política de relaciones laborales centrada en el diálogo, la transparencia, la participación y el compromiso.

2. Fomentar sistemas de organización que doten a las unidades de una operatividad suficiente para permitir desarrollar proyectos globales y establecer sistemas de provisión de puestos más flexibles que, asegurando el principio de igualdad, garanticen la máxima adecuación al perfil del puesto de trabajo.

3. Potenciar las unidades técnicas de apoyo para la elaboración de informes previos a la toma de decisión por los órganos de gobierno, desarrollando planes de mejora, promoción y readaptación de personal según las necesidades existentes.

4. Favorecer el intercambio de puestos de trabajo y la promoción a otras categorías de las personas que cumplan los requisitos oportunos, con objeto de dar respuesta tanto a las expectativas laborales como a las necesidades de la Institución.

5. Garantizar la transparencia en la gestión, difundiendo los resultados obtenidos en la gestión de los diferentes servicios y unidades.

6. Negociar con los representantes de los trabajadores un Acuerdo Marco, para la homologación del PAS.

7. Crear un Reglamento propio de Provisión de puestos de trabajo.

8. Concretar un programa propio de promoción para el PAS.

9. Poner en marcha un proceso de funcionarización, voluntaria, generalizada, negociada y asumida por los representantes de los trabajadores.

10. Asumir el compromiso, a corto plazo, de reducir el grado de temporalidad en el empleo en la ULE.

11. Poner en marcha un Programa propio de Consolidación del empleo.


Diseño curricular para su formación

1. Establecer programas de formación, tanto de carácter general como individual, en función de la deseada carrera de gestión de cada trabajador, cuyo alcance venga determinado por una encuesta al PAS sobre sus necesidades formativas, teniendo en cuenta las necesidades estructurales y acreditando sus conocimientos.

2. Diseñar una formación específica para aquellos puestos más singularizados que incluya la posibilidad de formación específica de cada puesto de trabajo mediante clases bajo demanda y que evite en todos los casos que la formación provoque una merma de calidad en los servicios, disponiéndose los recursos necesarios para las sustituciones precisas.

3. Favorecer, además de la adquisición de un perfil profesional, la formación integral de sus trabajadores, así como su participación, en la medida de lo posible, en seminarios, cursos y otras actividades formativas que realice la propia Universidad.

4. Desarrollar programas de formación eficaces centrados en la actualización de conocimientos, el aprendizaje de nuevas técnicas y la utilización de nuevas herramientas e integrados en la actividad laboral.

5. Impulsar la realización de programas específicos para la formación del personal de apoyo a la investigación.

6. Fomentar el conocimiento de los idiomas extranjeros, principalmente el inglés, asegurando su docencia en los campus.

7. Incluir programas de perfeccionamiento y formación conjuntamente con otras universidades o centros de formación, para que pueda participar en ellos el personal de administración y servicios de la Universidad.


Formación, motivación y calidad

1.
Poner en funcionamiento Aulas específicas para la formación del PAS, dotadas de los puestos informáticos y demás medios que se precisen.

2. Propiciar el disfrute, mediante convenios o ayudas concretas, de estancias cortas en otras universidades españolas o extranjeras que sirvan para adquirir conocimientos y experiencias en aquellas facetas de la gestión universitaria que puedan ser factibles de incorporarse a nuestros procesos de gestión.

3. Establecer un plan de incentivos a la calidad para impulsar el mayor esfuerzo que supone mantener la iniciativa, incrementar la accesibilidad y mejorar las prestaciones y los resultados que se alcanzan.

4. Potenciar la participación en los grupos de mejora.
Incidir de forma decidida en políticas que fomenten la motivación del personal y la profesionalización de la administración.

5. Potenciar un plan de formación continua del personal de administración y servicios, que le permita mejorar la eficacia de su gestión e incida de forma directa en sus perspectivas de promoción económica y profesional.

6. Implantar un buzón de sugerencias para recoger la opinión y demandas de la comunidad universitaria.

7. Impulsar estrategias de gestión basadas en la dirección por objetivos e implantar procesos de autoevaluación para la mejora de la gestión sobre la base de sistemas de acreditación o de certificación.

8. Mejorar las condiciones materiales de desarrollo del trabajo en los distintos puestos, con especial incidencia en aquellos que afectan a la seguridad.

9. Impulsar un análisis de las condiciones ergonómicas y de higiene laboral de los diferentes puestos de trabajo, impulsando la implantación de sistemas de gestión de prevención de riesgos laborales.

10. Favorecer la mejora continua a través de la vía de la negociación de las retribuciones salariales y condiciones de trabajo.

11. Crear un premio anual de reconocimiento de la actividad de administración y gestión.
Siguiente · 1 · 2 · 3 · 4 · 5 · 6 · 7 · 8 · 9 · 10 · 11
········
ENRIQUE LÓPEZ • ELECCIONES RECTOR 2004 · tel 987 29 1742 · fax 987 29 1742
launiversidadnecesaria