PROGRAMA launiversidadnecesaria
ENRIQUE LÓPEZ • ELECCIONES RECTOR 2004
Primera
Noticias
Agenda
Prensa
Enrique López
Equipo
Ideas Fuerza
Programa
Somos ULE
Bitácora

PROGRAMA
Índice completo
Los fines
INVESTIGACIÓN
Investigación
Apoyo a los grupos de investigación
Renovación y estabilización del personal investigador
Contratación de personal técnico de apoyo a la investigación
Institutos Universitarios de Investigación
Investigación y Empresa. Proyecto Ciudad de la Innovación de León (CIL)
Servicios y unidades de apoyo a la investigación
Apoyo a la Biblioteca Universitaria
Creación del Observatorio de Vigilancia Científico Tecnológica de León
Otras actuaciones
Acciones instrumentales (113)
1 Reconocer la actividad investigadora del PDI (10)
2 Apoyar e incentivar la actividad investigadora del PDI (13)
3 Apoyar e incentivar la actividad de los becarios de investigación (12)
4 Propiciar una reflexión estratégica de la Investigación (9)
5 Plan propio y promoción de la Investigación (11)
6 Apoyar la participación en convocatorias públicas de investigación (5)
7 Facilitar el acceso de jóvenes investigadores y grupos emergentes a la investigación competitiva
8 Potenciar redes de investigación
8 Planificar y potenciar las estructuras de apoyo a la investigación (6)
9 Mejorar los procesos de gestión de la investigación y de apoyo a los investigadores (14)
10 Promover la transferencia de conocimientos y de los proyectos con empresas e instituciones (11)
11 Generar espacios adecuados para la investigación (4)
12 Apoyar las actividades de los centros de investigación (5)
13 Fomentar la creación de empresdas de base tecnológica (EBT) y BioEmpresas (5)
14 Potenciar la proyección europea de los grupos de investigación (11)
15 Facilitar la movilidad y la divulgación científica (5)


Investigación


Estamos asistiendo en la actualidad a una reorganización de los procesos de producción y transferencia de conocimientos. La reducción de los plazos transcurridos entre los descubrimientos y su aplicación y comercialización suscita nuevas cuestiones sobre la función y contribución de la Universidad al proceso de innovación tecnológica y su vinculación con la empresa y con otras Universidades.

Existen dos tendencias que al ejercer presiones en sentido contrario denotan la tensión de esta reorganización: una, es la diversificación y la especialización cada vez mayores de los conocimientos y la aparición de campos de especialidades de investigación y enseñanza más específicos y precisos; la otra, hace referencia a la necesidad de adaptarse urgentemente al carácter interdisciplinario de las cuestiones que plantean los grandes problemas de nuestra sociedad, tales como el desarrollo sostenible, las nuevas enfermedades, la gestión de los riesgos, etc.

Esta reorganización de los conocimientos también se plasma en cierta ambigüedad y confusión del límite entre investigación básica e investigación aplicada, sin llegar a privar totalmente de sentido la diferenciación entre la búsqueda de conocimientos esencialmente
per se y su desarrollo con vistas a objetivos precisos, concretamente, la conversión de conocimientos existentes en productos o procedimientos y tecnologías. En todo caso, la investigación básica sigue siendo uno de los ámbitos esenciales de la actividad de la Universidad en materia de investigación y es necesario extremar el cuidado para que un desarrollo excesivo de las investigaciones de carácter directamente aplicado, o incluso servicios científicos, no ponga en peligro la capacidad de contribuir al desarrollo de los conocimientos.

Por otro lado, el avance de la ciencia, la tecnología y las comunicaciones ha llevado a un cambio radical del paradigma del investigador. La imagen romántica del investigador aislado en su laboratorio forma parte del pasado. Al contrario, las grandes investigaciones, los hitos innovadores, se producen en centros y grupos con una importante masa crítica de investigadores, con múltiples influencias de puntos de vista y con acceso inmediato a las tecnologías de la información, comunicaciones, bibliotecas y hemerotecas.

No cabe duda de que la ULE cuenta con dicha masa crítica, pero dista aún mucho de ser el gran centro de innovación científica y tecnológica que le correspondería. Los resultados de las recientes convocatorias del Programa Ramón y Cajal muestran que no resulta atractiva para los jóvenes investigadores como un lugar de inserción; los alumnos de doctorado se han convertido en un bien escaso; los investigadores dedicados sienten que su labor no es suficientemente valorada y reconocida; hay un importante grupo de profesores que no están incorporados a la investigación activa; los fondos para la investigación llegan con retraso produciendo enormes perjuicios para el desarrollo de los proyectos; la gestión de dichos fondos no es todavía suficientemente ágil; la transferencia de resultados a las empresas es lenta o inexistente, etc. El panorama no es alentador.

No siempre las causas son achacables a la propia ULE, pero sí que esta puede tomar medidas activas para paliar estos problemas. Hace falta un revulsivo que potencie la investigación, mejore las condiciones de trabajo de los investigadores, atraiga a investigadores jóvenes, cambie la imagen científica de la ULE y sepa comunicarla a la sociedad. La comunicación Universidad-Empresa y la transferencia de resultados y tecnología es otro de los puntos débiles de nuestra investigación. El Parque Científico –Tecnólogico de León debe jugar un papel importante en este sentido potenciando el vivero de empresas "spin-off" de la Universidad.

Desde esta candidatura entendemos que la ULE debe ser una Universidad con investigación competitiva y promotora de unas líneas de investigación relevantes e innovadoras a nivel nacional e internacional. Asimismo, a través de la investigación deben aportarse soluciones a la sociedad, en general, y al sector productivo de su entorno, en particular. Por ello, un apoyo decidido al personal investigador, un incremento sustancial de los recursos materiales disponibles, la mejora de la gestión de la investigación y la adopción de medidas para potenciar la proyección externa de nuestros resultados son imprescindibles.

La ULE puede y debe hacer un esfuerzo por seguir aumentando su presupuesto de investigación a través de recursos propios y mediante la captación de recursos ajenos, públicos y privados, para la elaboración de un plan cuatrienal sostenible de investigación. La próxima desaparición de los fondos FEDER, con los que se han cubierto una parte considerable de las infraestructuras de investigación en los últimos años, hace imprescindible la búsqueda de fuentes alternativas de financiación.

Otro problema recurrente es el aumento incesante del coste de las revistas de investigación hasta poner en peligro la capacidad de los centros para mantener sus colecciones hemerográficas (en muchos casos las mejores de todo el Estado). Es necesario prestar una atención prioritaria a esta cuestión y buscar fórmulas imaginativas en colaboración con otras Universidades, organismos, sociedades científicas, etc. para paliar este problema.

Y todo ello debe hacerse sin olvidar nuestra concepción de una Universidad integral donde la financiación obtenida en unas áreas debe repercutir solidariamente al desarrollo de otras igualmente necesarias pero en las que la obtención de fondos sea más restringida. Estamos convencidos de que una investigación más dinámica y puntera redundará inevitablemente en un aumento también de la calidad docente: el binomio docencia-investigación no se puede contraponer, sino que, habitualmente, se debe complementar.

En definitiva, nuestra Universidad tiene la enorme responsabilidad de constituirse en referente científico, tecnológico y cultural de la Comunidad Autónoma de Castilla y León, lo que nos incita a aumentar y extender nuestra labor investigadora, pues, no será posible para ninguna sociedad moderna seguir adentrándose en la sociedad del conocimiento, con voluntad de supervivencia, sin la compañía dinamizadora de la investigación científica y tecnológica, de la cultura y del avance del pensamiento.

En este sentido, una adecuada política de investigación incidirá positivamente no sólo en el desarrollo de una sociedad moderna sino también en su nivel de competitividad. Por ello, nuestra política de investigación, innovación y transferencia de conocimientos actuará en tres frentes: Por un lado, debe fomentar la investigación de calidad, tanto a nivel individual como en grupo, impulsando la actividad de quienes no hayan alcanzado estos niveles. Por otro, debe incidir en la planificación y gestión de los recursos de personal y materiales, así como en las infraestructuras necesarias para una investigación competitiva. Finalmente, debe propiciar procesos de innovación y potenciar la transferencia de resultados a empresas e instituciones.


Apoyo a los grupos de investigación

La Universidad deberá apoyar y velar por la consolidación de grupos de calidad contrastada, al tiempo que deberá propiciar un compromiso generalizado de su personal con la actividad investigadora, como parte de su compromiso con la institución, y prestar especial atención y apoyo a las áreas más deficitarias en cuanto a recursos y/o posibilidad de conseguirlos, al objeto de hacerlas competitivas.

Los grupos de investigación deben recibir apoyo de acuerdo con diferentes modalidades y herramientas de forma proporcional a su tamaño y necesidades, evitando la dispersión interna de recursos y la inestabilidad en la financiación; esto es, permitiendo que los grupos puedan planificar su actividad a medio plazo. Así, los grupos de investigación de mayor nivel recibirán un apoyo estable, pero no competirán con grupos de creación más reciente o que tengan menos éxito en su participación en convocatorias externas competitivas. Por otra parte, se deberán emprender actuaciones para reforzar los grupos de investigación emergentes con el fin de proporcionarles estabilidad en sus líneas de investigación y que mejoren sus indicadores de producción científico-tecnológica.

Para todo ello, se necesita realizar un proceso de evaluación de los Departamentos y Grupos de investigación, que identifique su potencial investigador y permita definir políticas de apoyo a los mismos, a través de planes de mejora concertados.

El modo de evaluación deberá ser común para todas las áreas, pero teniendo en cuenta la diversidad que la investigación presenta en las mismas, consensuando con los sujetos a quienes se aplica la evaluación la asignación de un valor objetivable a los distintos resultados de la investigación. Además, los resultados de la evaluación aplicada a los Departamentos, Institutos de investigación y Grupos de investigación constituyen un elemento de ayuda para la toma de decisiones, debiendo ser empleados para el establecimiento de Contratos-programa que incluyan recursos humanos (becas propias, contratos Ramón y Cajal o personal investigador contratado), equipos de tamaño medio, equipamiento de laboratorios, etc. En estos Contratos, las unidades se comprometerían a mejorar sus indicadores a partir de su concreta situación de partida.

Por último, y en coherencia con nuestro propósito de que la ULE se inserte verdaderamente en el espacio europeo, se adoptarán medidas destinadas a potenciar la presencia de nuestros grupos en los programas de investigación de la Unión Europea.


Renovación y estabilización del personal investigador

En un buen número de áreas no se ha producido prácticamente ninguna nueva incorporación a la plantilla durante los últimos años. Ante esta situación, creemos que resulta imprescindible el promover una mayor participación de nuestra universidad en programas que, como el Ramón y Cajal, permiten una incorporación continuada de jóvenes investigadores. Por todo lo anterior, esta candidatura solicitará que la Junta de Castilla y León implante un programa similar al “Ramón y Cajal” o el “Serra Húnter” de Cataluña, junto con la propuesta de suscribir un convenio que permita estabilizar a este tipo de personal investigador en la ULE.


Contratación de personal técnico de apoyo a la investigación

Como ya se ha citado en más de una ocasión en este programa, las carencias que sufre nuestra Universidad en materia de personal de administración y servicios de apoyo a la investigación son clamorosas. Por ello, y al igual que hemos señalado en relación con la dotación de puestos de técnicos de apoyo a la actividad docente, nos proponemos adoptar una medida similar en relación con este otro tipo de personal, ratificando nuestra convicción de que se debe dar un impulso importante a las dotaciones destinadas a apoyar directamente a los grupos de investigación.


Institutos universitarios de investigación

La creación de Institutos Universitarios de Investigación, como elementos de apoyo para una investigación y formación de calidad, es una de las asignaturas pendientes de la ULE. Esta candidatura está firmemente decidida a impulsar todo tipo de acciones encaminadas a la creación de estos Institutos, tanto en el ámbito de las ciencias experimentales como en el de las ciencias sociales, jurídicas y humanidades.

Entendemos que, en el marco del desarrollo de la investigación, es preciso reforzar la tarea que puede llevarse a cabo en los Institutos Universitarios de Investigación, que han de recibir financiación a través de programas específicos, complementarios de la financiación básica. Y la Universidad cuenta con una masa crítica importante, y de calidad reconocida, como para abordar con éxito este tipo de iniciativas.

Los Institutos constituyen una vía complementaria para lograr financiación externa y, por tanto, la investigación que se desarrolle en ellos debe ser conocida tanto en el mundo de la empresa como en los organismos oficiales a fin de que sea utilizada y aprovechada. Proponemos, pues, incidir en una relación bidireccional que propicie la transferencia de la investigación y la obtención de recursos.

Nuestra candidatura potenciará el desarrollo de la investigación y la docencia especializada y de post-grado promoviendo, en consecuencia, la creación de Institutos Universitarios de Investigación siempre que representen un avance serio para la investigación y la docencia, dedicando todos los esfuerzos necesarios para conseguir los apoyos requeridos de otras Instituciones y Organismos.


Investigación y empresa: el Proyecto “Ciudad de la Innovación de León (CIL)”

La ULE debe atender con la mayor voluntad y esfuerzo una de sus funciones, la de contribuir al desarrollo económico de la sociedad a la que se debe. Por ello, la tarea de materializar la relación entre el sector generador de riqueza y la Universidad se convierte en una cuestión de importancia prioritaria. Nuestro objetivo es potenciar sin reservas la actividad investigadora orientada a las demandas del tejido empresarial, favoreciendo así la transferencia de los resultados de la investigación universitaria hacia la sociedad, pues los beneficios, tanto para la propia Universidad como para la sociedad a la que sirve, son irrenunciables. Estamos convencidos de que la ULE es el mejor socio científico-tecnológico de que dispone el entramado social y económico de León.

Por este motivo, la ULE, dentro del ámbito de las relaciones entre sus investigadores y las empresas, favorecerá el establecimiento de contratos entre unos y otros, eliminando los obstáculos que los dificultan y procurando en todo momento el mayor beneficio de los investigadores y los Departamentos, Institutos o grupos de investigación implicados en la generación del conocimiento.

Además, también esta candidatura presenta una apuesta proactiva por la puesta en marcha de iniciativas empresariales surgidas de la Universidad (art. 41 de los Estatutos). Para lo cual, y en colaboración con las diversas instituciones y organismos implicados, apoyamos la vía de los viveros universitarios de empresas con la creación de empresas de base tecnológica, especialmente a través del desarrollo de espacios de innovación, ya sean innováeras, parques y centros tecnológicos de nuestro entorno, contando con la presencia y actividad de los grupos de investigación universitarios en los mismos.

Más concretamente, entre los principales proyectos estratégicos a desarrollar en la Provincia de León para poder alcanzar el objetivo estratégico de “desarrollar un entorno adecuado para que las iniciativas empresariales de alto valor añadido se hagan realidad”, desde la ULE se propone la creación de una “ciudad para la innovación y el conocimiento”, que priorice los elementos básicos de las personas y la actividad económica de la región como un proyecto ambicioso y con gran capacidad de “acercarla hacia el futuro”. Si bien exigirá una gran inversión en recursos y esfuerzos, su éxito puede generar enormes beneficios para León, tanto en lo que se refiere a su actividad económica, como en lo que respecta a su aspiración de convertirse en lugar de referencia en lo relativo a las actividades relacionadas con la innovación y producción de conocimiento, pues presenta la oportunidad de crear una zona (espacio de innovación), establecida en los Campus –Innováreas–, destinada a la ubicación de actividades empresariales que fuesen altamente innovadoras y suficientemente viables.

Dicha zona se caracterizaría por ofrecer facilidades excepcionales durante su etapa inicial a las empresas allí establecidas, tanto en las infraestructuras disponibles como en la dotación de servicios, etc. Transcurrido un tiempo determinado, se terminaría su derecho a la utilización de la zona y sus beneficios, cediendo el espacio a otras alternativas emergentes. El objetivo de esta permanente rotación y movilidad de las actividades es la de asegurarse que todos los proyectos de innovación interesantes tengan la oportunidad de ser llevados a la práctica, para lo cual habrán de contar con el apoyo institucional que ponga a su disposición los recursos necesarios para tal fin empezando por la puesta a disposición de suelo para su ubicación.

El objetivo, pues, de la “Ciudad de la Innovación de León (CIL)” será el desarrollo de un contexto avanzado de conocimiento en el que los sueños de iniciativas altamente innovadoras se hagan realidad.

Las actividades planteadas orientadas a la consecución de este objetivo deberán tener presente la circunstancia de que para competir en un escenario internacional cada vez más exigente las ventajas competitivas radican cada vez más en tres elementos básicos:

a. Las personas, que son el elemento básico principal de la estrategia formulada, pues, para llegar a alcanzar el objetivo estratégico de convertir la Provincia de León en un lugar adecuado para que las iniciativas empresariales de alto valor añadido se hagan realidad, es necesario potenciar el papel que juegan los líderes en el proceso de desarrollo de CIL y contar con mecanismos para formar, retener y atraer profesionales.

b. La actividad de la Ciudad de la Innovación. Las actividades empresariales de alto valor añadido son el motor del sistema económico-social. La creación y atracción de actividades empresariales de alto valor añadido es consecuencia del éxito de la estrategia formulada. Las actividades empresariales no las promueve el sector público, sino que son los empresarios los responsables últimos de ellas. Pese a que buena parte de la responsabilidad y el esfuerzo de hacer realidad el proyecto de la CIL recaerá en las instituciones públicas en última instancia, sólo la asunción de este proyecto como factible y motivador por parte de las empresas del sector privado puede llevarlo a la realidad. De ahí que, y en primer lugar, será fundamental crear las condiciones para disponer de profesionales altamente cualificados. Para ello es imprescindible fomentar y crear un entorno adecuado para el desarrollo de este tipo de actividades de alto valor añadido.

3. El logro del atractivo de la CIL consistirá en la consideración del concepto de Campus como un espacio vital, un lugar habitado y habitable, que tiene como objetivo prioritario lograr un medio donde el ser humano encuentre un ambiente favorable para su desarrollo armónico y solidario en lo personal y en lo social. Por ello, es preciso actuar en la creación de un entorno lo suficientemente atractivo, ya que junto con la calidad de vida de la ciudad, es una de las cuestiones más valoradas por las personas y uno de los factores decisivos a la hora de fijar el lugar de residencia, así como para atraer el turismo y la inversión empresarial.

Por otro lado, la definición y caracterización de la Ciudad de la Innovación de León (CIL) plantea como reto estratégico un nuevo Modelo de Campus (cognitopolis) que puede quedar recogido en los siguientes términos: La ULE cuenta con una serie de localizaciones diferentes, lo que constituye un valor positivo que cualquier desarrollo futuro ha de saber capitalizar y potenciar. La evolución actual y futura debe tener en cuenta que los desarrollos se pueden basar en concepciones tanto geográficas como temáticas. Todo ello conlleva una decidida apuesta por diferentes modelos de campus, además de las consiguientes modificaciones de la estructura organizativa de la Universidad que permitan y faciliten las diferentes realidades.

Fruto de la necesidad de establecer vínculos de colaboración estables entre la ULE y las empresas, centros de investigación y demás elementos que componen el entramado del conocimiento, se plantea la posibilidad de crear unos espacios con un espíritu emprendedor, que se podrían denominar Polos de Innovación (Innováreas), auténticos clusters de conocimiento, donde se contemplen, en un mismo entorno, facultades, escuelas, centros de investigación propios y ajenos a la Universidad, unidades de I+D de las empresas, actividades de consultoría y asesoramiento, e institutos universitarios consorciados entre la Universidad y la sociedad que cubran los dominios del conocimiento humano estratégicos para el futuro económico de la región.

Una organización tan plural y compleja requiere a su vez unos órganos de decisión y gestión próximos y adecuados a las diferentes realidades en los que convivan tanto las universitarias como sociales, institucionales y empresariales.

En definitiva, el desarrollo de este reto supondría la asimilación de un nuevo concepto de campus universitario, orientado a las necesidades presentes y futuras de la sociedad. Asimismo, exigiría un gran esfuerzo de inversión cuya financiación debería realizarse con importantes colaboraciones externas y también deberá diferenciar los distintos campus o innováreas, atendiendo a las peculiaridades de cada ámbito científico de formación e investigación.


Servicios y unidades de apoyo a la investigación

De acuerdo con nuestros Estatutos se reconfigurará el Servicio de gestión y transferencia de resultados de la investigación, como un servicio de gestión de convenios, contratos y proyectos de investigación que sirva de ayuda a todos los investigadores de la Universidad de León, incluyendo el apoyo administrativo para facilitar el concurso en convocatorias regionales, estatales y europeas y dotado con personal suficiente. Esta iniciativa normativa se materializará con el propósito firme de proporcionar al investigador unos medios adecuados para que, con rigor y profesionalidad, pueda liberarse de aquellas tareas que le apartan de su trabajo y objetivos pero que resultan imprescindibles hoy para la captación de recursos y la difusión y transferencia de resultados.

Para ello, en el ámbito de dicho Servicio se implantarán dos centros de apoyo a la investigación en los dos Campus (Bierzo y Vegazana), como servicios abiertos a la sociedad, al objeto de que su proximidad permita su utilización por todos los grupos que lo necesiten, pudiendo también actuar como asesores para la orientación del personal docente e investigador de la ULE, de cara a las evaluaciones e informes externos que precisen.

Para que estos centros presten un apoyo eficaz es preciso, no sólo que el instrumental sea adecuado y esté en una permanente actualización y modernización, sino que sea atendido por un personal altamente cualificado y suficiente en relación con las tareas burocrático-informáticas relacionadas con la investigación; por ejemplo, apoyo especial para la orientación en los trámites de solicitud y gestión de los proyectos de investigación o tecnológicos especiales, que posibiliten la celebración de contratos por obra o servicio a los actuales profesores contratados que lo requieran; resolver problemas con formularios on-line, copias de ejemplares de las solicitudes, etc.; mejorar la función de tener actualizada y simplificada la nueva página web: “Portal del Investigador” (proyectos, peticiones, grupos de investigación, ...) y, como novedad, podría pensarse si la demanda lo justifica, la creación de un equipo de traductores/pulidores de los trabajos en inglés, que facilite la superación de la barrera idiomática. Esto podría acelerar y potenciar las publicaciones en este idioma y la difusión de los resultados de los trabajos realizados en el contexto académico internacional.

Además, cabe considerar la necesidad de establecer procedimientos de seguimiento de los proyectos que sean conocidos de antemano y que de alguna forma incentiven el trabajo de investigación. Por ejemplo, exigencia de un mínimo de publicaciones anuales o por proyecto, para poder optar al siguiente proyecto; a partir de ese mínimo, incentivar al grupo, o bien al investigador principal y al primer firmante, con una cantidad por cada trabajo internacional publicado, cantidad que se podría incorporar de forma inmediata al proyecto en curso o al siguiente proyecto en concepto de inventariable/fungible, etc.

Por último, se intentará potenciar al máximo la colaboración con la ANEP, Agencia Nacional de Evaluación y Prospectiva, a fin de extender a todos los ámbitos los procesos de evaluación externa y la transparencia, tanto en lo que se refiere a las solicitudes de financiación de la actividad investigadora como a los rendimientos de la misma.


Apoyo a la Biblioteca Universitaria

Esta candidatura, consciente de la importancia de la Biblioteca Universitaria, y a la vez, de las dificultades por las que atraviesa, se compromete a emprender una acción estratégica específica, con el fin de actualizar la dotación de nuestros fondos bibliográficos, especialmente en soportes electrónicos, incluso estudiar la conveniencia y oportunidad de desarrollar un sistema compartido entre universidades de adquisiciones de revistas científicas y bases de datos.

No obstante, nos parece esencial que a los serios problemas de financiación de la Biblioteca se les acabe dando una solución definitiva, de forma que no esté sometida a las penurias y avatares que sufre en la actualidad. Es objetivo de esta candidatura, por tanto, encontrar esa solución.


Creación del Observatorio de Vigilancia Científico-Tecnológica de León

La adopción de unas u otras políticas de apoyo a la investigación requiere disponer de información cuantitativa precisa sobre los denominados “inputs” y “outputs” de la actividad investigadora que se desarrolla en un entorno determinado. Por otra parte, creemos que se trata de un tipo de información que reviste una gran importancia para la ULE, por lo que llevaremos adelante el diseño y creación de una estructura organizativa para realizar estudios de vigilancia y prospectiva. Este Observatorio, con toda probabilidad, se encontrará ligado, de una u otra forma, a la Biblioteca Universitaria, dada la importancia que en este tipo de actividades tiene el campo de la bibliometría y la experiencia acumulada por la Biblioteca en algunos de los aspectos de esta iniciativa.


Otras actuaciones

Uno de los temas que será preciso abordar es la incorporación de profesores a la actividad investigadora. Creemos que es fundamental que el profesorado universitario se implique en una proporción muy superior a la actual en actividades de investigación. Por esa razón, se desarrollarán programas que estimulen la incorporación voluntaria de profesores a grupos de investigación y, especialmente, la realización de tesis doctorales en estos grupos, para lo que, si se estima necesario, se favorecerá la concesión de exenciones parciales de docencia.



Acciones instrumentales

Finalmente, como Plan de actuación en lo
que se refiere a investigación proponemos,
a modo de resumen, los siguientes objetivos
y acciones instrumentales:


Reconocer la actividad investigadora del PDI

1. Elaborar y actualizar un mapa de investigación (grupos, líneas de trabajo y resultados) de la Universidad y, con él, establecer un Plan de Ordenación de la Investigación (POI) que permita conocer la dedicación a la investigación de los profesores y sirva como herramienta estratégica para la planificación y toma de decisiones.

2. Valorar la actividad investigadora como parte de la actividad del profesorado, permitiendo flexibilidad en la asignación entre dedicación docente e investigadora, de manera que sea posible la reducción de la actividad docente por tareas de investigación.

3. Computar en el POI, además de la propia investigación, su gestión y la participación en representaciones nacionales e internacionales en este campo, definiendo indicadores que cuantifiquen este reconocimiento a la hora de valorar la carga de trabajo añadida a la actividad docente (POD).

4. Aplicar el capítulo POI en el POD, incorporando incentivos personales y a los Departamentos por la realización de tesis doctorales, dirección o tutoría de trabajos en programas de doctorado de calidad, etc.

5. Desarrollar las actuaciones necesarias tendentes a equilibrar la dedicación docente y la investigadora, en los grupos que tengan un buen nivel acreditado de producción investigadora, para garantizar así el cumplimiento de los compromisos de trabajo, mejorar los resultados de la investigación, e impulsar la formación de investigadores.

6. Contemplar la mejora de las condiciones de trabajo de investigadores con una dedicación especial a tareas de evaluación o gestión en organismos de investigación con repercusión nacional o internacional.

7. Analizar y concretar la reversión parcial de las retenciones por gastos generales de los proyectos hacia los grupos, áreas, departamentos, institutos y centros en los que participan los investigadores que los generan.

8. Crear una base de datos con el detalle de las distintas páginas web incluidas dentro de la nueva sección del Portal Web de la ULE “El Salón de la Fama”, vinculado al proyecto de “Memoria Digital de León”, donde se podrá acceder a las referencias bibliográficas y cuales se estime pertinentes relativas a la memoria histórica de todo el personal docente y de administración y servicios que hayan prestado sus servicios a la ULE, como recuerdo vivo de su aportación a todos nosotros.

9. Dotar de ayudas económicas para apoyar la elaboración de las memorias históricas del “Salón de la Fama” del Portal de la ULE.

10. Crear el Premio a la Excelencia en Investigación y Desarrollo que reconozca la trayectoria profesional de los miembros de nuestra Universidad.


Apoyar e incentivar la actividad investigadora del PDI

1. Articular los grupos de investigación reconocidos como una estructura básica de la investigación, así como la actividad de investigadores individuales, dotándolos de un estatus propio de representatividad y de financiación.

2. Consolidar los Institutos Universitarios de Investigación existentes, coordinar sus actividades y promover y apoyar decididamente la creación de otros viables, articulando su integración en la estructura organizativa de la Universidad estableciendo criterios objetivos para su creación, modificación o supresión.

3. Elaborar programas para incentivar la actividad investigadora del profesorado en áreas de especial interés y en particular por sus dificultades añadidas, la que se desarrolla en el Campus del Bierzo.

4. Promocionar al máximo la autonomía posible a los grupos de investigación para gestionar los fondos generados por su propia actividad.

5. Explotar la posibilidad, abierta por la LOU y nuestros Estatutos, para la contratación de personal investigador y personal técnico de apoyo a la investigación, con cargo a proyectos de investigación mediante fórmulas flexibles en cuanto al proceso de contratación, dedicación y responsabilidades.

6. Replantear los programas de asignación de recursos propios a actividades científicas y de investigación, contemplando la asignación de recursos a grupos de investigación ligada a objetivos mediante un modelo de contrato-programa, potenciando los principios de calidad, competitividad, e interés social.

7. Definir una política de colaboración y coordinación con organismos de la Junta de Castilla y León y otros españoles, europeos e iberoamericanos.

8. Incentivar la contratación de investigadores financiados por convocatorias de programas nacionales o de Castilla y León previa evaluación externa.

9. Dotar con plazas de Profesor Contratado Doctor donde existan investigadores con un contrato "Ramón y Cajal", o similar, en su último año de contrato.

10. Facilitar la co-financiación para participar en las convocatorias de técnicos para proyectos de investigación.

11. Aumentar el número de Ayudantías por méritos de investigación.

12. Incrementar el acceso a publicaciones científicas en formato electrónico.

13. Definir programas de apoyo a proyectos de investigación y programas de mantenimiento y actualización orientados a la mejora de la investigación, en cooperación con Departamentos y grupos de investigación, mediante contratos-programa.


Apoyar e incentivar la actividad de los becarios de investigación

1. Desarrollar el Programa “Cantera” como forma de integrar a los recién titulados en grupos de investigación.

2. Realizar un esfuerzo presupuestario para aumentar la dotación de becas de investigación pre-doctorales y post-doctorales.

3. Promover programas de actuación que permitan la finalización de la tesis doctoral a los becarios ya existentes.

4. Promover, en colaboración con los Departamentos, la implicación de los becarios de investigación que lo deseen en la docencia de los mismos.

5. Apoyar la formación de becarios pre y postdoctorales, trabajando institucionalmente por la mejora de sus condiciones de trabajo, de acuerdo con las directrices emanadas de los entes autonómicos y estatales, y reconociendo su papel fundamental para el desarrollo de la investigación.

6. Facilitar la movilidad a través de acciones que complementen las ayudas recibidas de los organismos financiadores.

7. Elaborar el Estatuto del Becario-Investigador de la Universidad de León.

8. Inscribir los programas de becas de la Universidad en el registro de becas de investigación del MCYT para que los becarios se acojan al estatuto aprobado. Los becarios quedarán asimilados a trabajadores por cuenta ajena en el régimen general de la Seguridad Social.

9. Potenciar la integración de los becarios de investigación en el Proyecto “ULEMPRENDE”.

10. Crear de un Servicio de Becarios, que atienda las distintas problemáticas que se les puedan suscitar tanto a los becarios predoctorales como postdoctorales.

11. Crear la figura del “becario tutor” para facilitar la integración de los nuevos becarios en la Universidad.

12. Estimular la iniciación a la actividad investigadora de los estudiantes de los últimos cursos de nuestras titulaciones, potenciando las becas de colaboración con los Departamentos, otorgando un nombramiento oficial de “estudiante-colaborador interno” a aquellos estudiantes que colaboren en tareas de investigación, en el seno de nuestros grupos de investigación.


Propiciar una Reflexión Estratégica de la Investigación

1. Elaborar una Estrategia de Investigación, Desarrollo e Innovación, con una definición de objetivos prioritarios, herramientas para su desarrollo, y asignación dinámica de recursos humanos y materiales, incluyendo indicadores objetivos que permitan valorar los resultados obtenidos tendentes a potenciar el desarrollo de los grupos de investigación.

2. Incorporar en la reflexión estratégica de la investigación la oportunidad de un incremento sustancial en la cantidad de los recursos financieros anuales, propios de la Universidad, destinados a fomentar la investigación que permitan apoyar líneas prioritarias, consolidar áreas de excelencia, promocionar áreas emergentes y favorecer líneas de investigación multidisciplinar.

3. Definir las actuaciones diferenciadas requeridas por los grupos competitivos y por los grupos emergentes o precompetitivos.

4. Desarrollar una convocatoria anual, con asignación de recursos propios, para las investigaciones relacionadas con las ciencias humanísticas y sociales.

5. Ayudar con fondos específicos a los grupos de investigación de nueva creación que tengan proyección futura, para que participen en proyectos de investigación.

6. Ofrecer la posibilidad a los grupos que lo deseen de obtener la certificación de calidad en gestión de proyectos de investigación.

7. Estudiar el incremento de los recursos financieros destinados al apoyo de la gestión administrativa de la investigación, en función de la planificación estratégica de objetivos, actividades e indicadores, obteniendo las certificaciones de calidad en la gestión que avalen la eficiencia del servicio.

8. Potenciar un programa de estancias de nuestros investigadores en centros de investigación y Universidades nacionales o extranjeras, facilitando, a la vez, medidas para reducir o reorganizar su labor docente.

9. Impulsar programas de estancias e intercambios entre investigadores universitarios y del sistema productivo y otros centros de investigación.


Plan Propio y promoción de la investigación

1. Marcar directrices de un Plan propio de investigación 2005-2008, incentivando al alza su dotación financiera, dentro de las disponibilidades presupuestarias.

2. Establecer al menos tres líneas estratégicas, con sus respectivas acciones, dentro del Plan Propio: ayudas a la investigación para Departamentos y grupos de investigación; recursos humanos para la actividad investigadora y divulgación y difusión de la investigación.

3. Dotar con 15 becas predoctorales el Plan Propio homólogas con las ventajas que establezca el sistema de Castilla y León.

4. Incrementar la dotación global para ayudas a los Departamentos, ampliando los criterios de reparto.

5. Desarrollar un programa de ayudas a la publicación y difusión de los resultados de la investigación.

6. Incorporar una convocatoria de ayudas para personal de apoyo a la gestión de proyectos y contratos de investigación.

7. Promover la dotación anual de ayudas para la organización de Congresos y Reuniones Científicas que tengan como sede la ULE.

8. Incluir ayudas específicas a los profesores contratados en el Plan Propio de investigación. A tal efecto, aplicará un conjunto de medidas de urgencia que contemplará entre otras acciones:

a) la publicación de tesis doctorales con asignación de ISBN;
b) la ayuda para la publicación en revistas científicas de impacto;
c) ayudas a la creación e impulso de grupos emergentes para el desarrollo de proyectos de investigación precompetitivos; y
d) la asignación preferente de ayudas para la asistencia a congresos y otras reuniones científicas, a los profesores contratados que se encuentren pendientes de la adaptación o mejora de sus contratos.

9. Promover la participación de investigadores noveles en convocatorias competitivas, a través del Programa Propio con ayudas a proyectos pre-competitivos para grupos que no hayan disfrutado de financiación previa, y el apoyo a su participación en programas regionales y nacionales.

10. Establecer un programa específico de apoyo a la realización de tesis doctorales para los profesores que aún no disfrutan de plena capacidad investigadora.

11. Coordinar el Programa Propio de la Universidad y el Plan Regional de Investigación.


Apoyar la participación en convocatorias públicas de investigación

1. Apoyar a los grupos competitivos para mantener y potenciar su posición de relevancia a nivel nacional e internacional.

2. Diseñar acciones específicas para apoyar a los grupos pre-competitivos para que den un salto cualitativo de calidad y excelencia.

3. Establecer un programa específico de ayuda a los grupos emergentes o pre-competitivos para que puedan concurrir con éxito a las convocatorias de los programas públicos regionales, nacionales e internacionales.

4. Incentivar la creación de los grupos de investigación multidisciplinares y la incorporación a ellos de investigadores individuales.

5. Apoyar y facilitar la participación de investigadores en proyectos europeos, nacionales y regionales, así como de investigación aplicada.


Facilitar el acceso de jóvenes investigadores y grupos emergentes a la investigación competitiva

1. Promover un plan personalizado con reducciones de carga docente de hasta 11 créditos al año para la obtención de un título superior para aquellos profesores a tiempo completo que no lo posean, como paso previo para su integración en algún programa de doctorado de la ULE.

2. Ampliar hasta un máximo de 4 años la reducción de la carga docente a 22 créditos para profesores que estén en fase de desarrollo de su tesis doctoral. Se estudiará su extensión gradual a todo el profesorado de la ULE que acredite actividad investigadora.

Establecer un programa de ayudas a la realización de la tesis doctoral a través del que se pueda financiar, al menos en parte, los gastos por desplazamiento a otros centros de investigación, la adquisición de artículos científicos, la edición del documento final y las tasas académicas.

3. Financiar, al finalizar la tesis doctoral, la asistencia a un congreso internacional y la ayuda para su publicación en una revista internacional.

4. Poner en marcha un programa de Financiación Básica para iniciarse en la investigación competitiva con una dotación a grupos (en función de su tamaño) en los que el investigador responsable no haya liderado proyectos de investigación.

5. Potenciar los premios de doctorado a las mejores tesis doctorales.
6. Propiciar mediante información y seminarios que los grupos pequeños o investigadores individuales, se asocien de forma eventual entre ellos y/o con grupos consolidados.

7. Poner en marcha cursos/conferencias específicos de iniciación a la investigación, búsqueda de información científica, redacción de artículos científicos, petición de proyectos, etc., siendo valorada su asistencia en el Incentivo a la Actividad Investigadora.


Potenciar redes de investigación

1. Promover, en el ámbito nacional o internacional, cualquier acción que implique la participación activa de la Institución en redes de investigación.

2. Impulsar la cooperación bilateral y multilateral con otras Universidades e Instituciones.

3. Apoyar económicamente los programas de movilidad del personal docente e investigador.

4. Impulsar la participación de los grupos de investigación en redes nacionales e internacionales y los intercambios de investigadores entre centros de investigación.
5. Dotar, de forma progresiva, en función de las disponibilidades presupuestarias, de plazas de investigadores visitantes por centros o grupos de departamentos que pueda ser usada para estancias de investigación.


Planificar y potenciar las estructuras de apoyo a la investigación

1. Redefinir los Servicios de Apoyo a la Investigación como un servicio integrado y dinámico según las demandas interna y externa, que impulse la dotación de infraestructuras y equipamientos comunes.

2. Crear una base de datos “Isidoro”de las publicaciones científicas propias, que recoja objetivamente su impacto, vinculada con el Portal Web de la ULE.

3. Implantar una estructura profesionalizada y descentralizada para la gestión de la investigación que potencie el uso de las nuevas tecnologías, creando una ventanilla única, real y virtual “el Portal del Investigador”, de atención a los investigadores y un programa de la gestión de la investigación común.

4. Revisar y actualizar las actividades, organización, procesos y apoyo administrativo de la Comisión de Investigación, incorporando en su seno las Comisiones de Ética de la ULE.

5. Facilitar la creación de fundaciones, consorcios y otras estructuras en las que, junto con la Universidad, puedan participar otras instituciones publicas y privadas, ofreciendo vías nuevas para potenciar actividades de I+D+i, transferencia de conocimientos y docencia no reglada, etc.

6. Propiciar iniciativas encaminadas a la creación de la “Ciudad de la Innovación de León”.


Mejorar los procesos de gestión de la investigación y de apoyo a los investigadores

1. Promover una ayuda eficaz en la gestión de los proyectos, la formalización de patentes y la consolidación de relaciones con el mundo empresarial, que debe ser institucionalmente potenciada.

2. Apoyar institucionalmente para mejorar y renovar la infraestructura científica.

3. Mejorar la gestión integral de los proyectos de investigación, tanto en los aspectos de liquidez inmediata y agilidad en los pagos, como en la flexibilización del gasto, sin detrimento de su control.

4. Agilización de la tramitación y la gestión de pagos de los proyectos.

5. Potenciar unidades de apoyo para gestionar los proyectos y convenios con el fin de descargar a los investigadores de labores burocráticas, en el marco del “Plan de Simplificación Administrativa” de la ULE.

6. Impulsar una más intensa delegación de competencias en el personal de administración y servicios, de aquellos aspectos más directamente relacionados con la gestión de la investigación.

7. Reestructurar, coordinar, descentralizar y disponer de la infraestructura necesaria, para que la OTRI cumpla con éxito su misión universitaria como ente específico de promoción y transferencia de los resultados de la investigación, dada su importante función de enlace o “ventanilla única” entre el entorno productivo y la Universidad, en una estrecha colaboración con el Consejo de Dirección y el Consejo Social.

8. Intensificar los mecanismos de comunicación fluida entre el Rectorado y los investigadores, al objeto de modular y adecuar la política de investigación a la mayor eficacia del sistema de I+D+i.

9. Mantener un sistema estable y continuo de comunicación entre las unidades administrativas y los investigadores.

10. Formar personal especializado en gestión de la investigación.

11. Apoyar la información, tramitación y gestión en planes nacionales y europeos.

12. Propiciar la presencia y participación activa de la ULE en organismos e instituciones nacionales y europeas de investigación.

13. Gestionar la acreditación de procedimientos y técnicas empleados en los Servicios Generales de Investigación.

14. Crear una Oficina de Apoyo a la Organización de Congresos.


Promover la transferencia de conocimientos y de los proyectos con empresas e instituciones

1. Impulsar un Plan “Propio de Transferencia Tecnológica” financiado con los fondos disponibles de la Junta de Castilla y León y otros fondos que aportaría la ULE. Este Plan Propio se estructurará en cinco modalidades:

a) Ayudas para proyectos en cooperación con empresas: Orientadas a incentivar la colaboración de grupos universitarios con empresas
b) Ayudas complementarias para transferencia de tecnología: Orientadas a la organización de encuentros sectoriales con empresas, búsqueda de empresas licenciatarias de patentes, protección de resultados de investigación, transferencia de tecnología internacional, etc.
c) Ayudas a la promoción y homologación de laboratorios y servicios: Orientadas a acreditar y homologar la instrumentación de los laboratorios y los servicios generales de investigación ante diversos sectores demandantes de servicios.
d) Ayudas en el proceso de petición de patentes: Orientadas a cubrir algunos gastos derivados del proceso de obtención de la patente.
e) Ayudas a la creación de Empresas de Base Tecnológica: Orientadas a cubrir algunos gastos del proceso de constitución de la empresa.

2. Mejorar los servicios de gestión y la informatización de los procedimientos a fin de conseguir una mayor eficacia en la resolución de las gestiones burocráticas asociadas a la investigación.

3. Conectar de manera eficaz el sistema de I+D+i de la ULE con los intereses del mundo empresarial y los objetivos estratégicos del tejido productivo y cultural, apoyando iniciativas empresariales asociadas a proyectos de investigación.

4. Fomentar la difusión y divulgación de los resultados en materia de I+D+i, producidos en la Universidad o en colaboración con otros agentes tecnológicos, al objeto de crear una atmósfera de implicación social con dichas actividades.

5. Identificar las necesidades de I+D+i de las empresas e instituciones a través de visitas, jornadas de demostración, foros de encuentro, etc. y sistematizar la difusión de la investigación y de sus resultados a través de la página web de la Universidad, de jornadas de puertas abiertas, presencia en ferias comerciales o industriales, etc.

6. Impulsar las líneas de investigación vinculadas a los proyectos de interés para la sociedad castellano y leonesa.

7. Impulsar la realización de estudios sectoriales para detectar los puntos de encuentro de sus necesidades con la potencialidad investigadora de la Universidad de León.

8. Apoyar las iniciativas empresariales que se definan en asociación con proyectos de investigación de la ULE, fomentando la creación de empresas innovadoras y de “spin-off” y favoreciendo la participación en ellas de los profesionales (PDI y PAS) de la Universidad y de sus egresados.

9. Apoyar la edición y difusión de documentos informativos sobre la oferta de recursos y líneas de investigación.

10. Desarrollar foros de encuentro y de iniciativas y actividades de fomento de una cultura de proximidad entre investigadores y representantes del sistema productivo.

11. Colaborar con el IMFE (Instituto Municipal de Formación y Empleo) y con ODELO (Oficina de Desarrollo Local) de Ponferrada.


Generar Espacios adecuados para la investigación

1. Poner a disposición de los diferentes grupos de investigación los espacios necesarios para el desarrollo de una investigación de calidad, garantizando similares servicios de apoyo a la investigación, el desarrollo tecnológico e innovación a todos los grupos, independientemente de su ubicación física. En consecuencia, se considerará a toda la ULE como “Ciudad de la Innovación de León”.

2. Resolver, desde un enfoque global, las limitaciones existentes de espacios para la investigación y la creación, además de los necesarios para la actividad docente y de estudio en los Campus de la ULE.

3. Dotar y gestionar la CIL con espacio suficiente y adecuado para desarrollar su trabajo y potenciar los resultados de investigación de los grupos.

4. Elaborar los estudios necesarios sobre las propuestas de creación en la Universidad de nuevos centros de investigación de excelencia que se vinculen a sectores de interés para Castilla y León.


Apoyar las actividades de los centros de investigación

1. Dotar a los centros de investigación de recursos materiales y de personal investigador propio adscrito a los mismos.

2. Fomentar el uso racional de la infraestructura científica, mediante la potenciación de los servicios compartidos y pluridisciplinares.

3. Establecer acuerdos-marco para facilitar la incorporación temporal o permanente a los centros de investigación de investigadores procedentes de otros centros públicos o privados, nacionales o internacionales.

4. Asegurar la presencia activa de nuestra universidad y de sus investigadores en el Parque Científico-Tecnológico y en otros centros tecnológicos de la Región.

5. Consolidar el Parque Científico-Tecnológico de León y la participación activa de la ULE en el mismo vinculándolo al proyecto de “Ciudad de la Innovación de León”.


Fomentar la creación de Empresas de Base Tecnológica (EBT) y BioEmpresas

1. Establecer la “Ciudad de la Innovación de León” como Innovárea para incentivar y apoyar la creación de empresas de base tecnológica (EBT) y bioempresas promovidas por la propia ULE o por los miembros de la comunidad universitaria.

2. Potenciar los premios a la creación de EBT y a las mejores ideas de empresas innovadoras, así como el premio “Innovar con la ULE” a la empresa más destacada en función de los contratos I+D+i firmados con la Universidad, prácticas acogidas y contratos realizados a egresados universitarios.

3. Involucrar a la Universidad en todas las iniciativas regionales que supongan implantación de empresas con potencialidades tecnológicas y de I+D+i.

4. Profundizar en la colaboración con socios institucionales interesados en la promoción de la innovación, especialmente estableciendo lazos de colaboración con los Centros Tecnológicos de la Comunidad Autónoma de Castilla y León.

5. Apoyar la negociación nacional para la flexibilización de la Ley de Contratos para las compras de I+D+i.


Potenciar la proyección europea de los grupos de investigación

1. Diseñar una estrategia de participación de la ULE en el desarrollo del Espacio Europeo de Investigación.

2. Implementar una infraestructura virtual que facilite y fomente la comunicación entre nodos o grupos participantes en proyectos nacionales o en redes internacionales del Espacio Europeo de Investigación.

3. Buscar socios nacionales e internacionales en colaboración con agencias europeas.

4. Distribuir información sobre legislación aplicable y sobre círculos de innovación de Comunidades Autónomas.

5. Difundir los conocimientos científicos y las tecnologías disponibles en foros europeos.

6. Editar guías para la elaboración de propuestas de proyectos internacionales.

7. Mantener una base de datos de convocatorias.

8. Incentivar y apoyar la participación de nuestros investigadores en la creación de redes internacionales.

9. Promocionar la participación en las convocatorias de proyectos europeos dentro del VI Programa Marco, proporcionando el apoyo administrativo necesario para la solicitud y gestión de los mismos.

10. Potenciar el seguimiento de las diversas convocatorias, en especial las relativas a los programas de la Unión Europea (con orientación y apoyo en la cumplimentación de la documentación), así como las relaciones fluidas con las Oficinas en Bruselas de los gobiernos regional y nacional.

11. Crear, coparticipadamente con otras Universidades, una Oficina en Bruselas que facilite la participación y gestión de proyectos europeos.


Facilitar la movilidad y la divulgación científica

1. Facilitar la movilidad de profesores para realizar actividades de I+D+i en otras entidades públicas y privadas sin condicionarla a las necesidades docentes de su área de conocimiento o Departamento.

2. Incrementar las ayudas para asistir y presentar comunicaciones y ponencias en congresos y otras reuniones científicas.

3. Convocar ayudas para la publicación de artículos en revistas internacionales.

4. Respaldar la divulgación de los resultados de investigación en lenguas extranjeras a través de la puesta en marcha de series editoriales y la traducción de trabajos, contemplando todas las áreas de especialización para una edición de excelencia.

5. Impulsar la difusión de los resultados de investigación a la sociedad en general y a las empresas y administraciones públicas en particular.
Siguiente · 1 · 2 · 3 · 4 · 5 · 6 · 7 · 8 · 9 · 10 · 11
········
ENRIQUE LÓPEZ • ELECCIONES RECTOR 2004 · tel 987 29 1742 · fax 987 29 1742
launiversidadnecesaria